Logo Loading

El grupo vitivinícola del Campo de Borja ha invertido 16,5 millones de euros en unas modernas instalaciones con el objetivo de seguir trasladando la calidad de las uvas de la zona a sus vinos, presentes en todo el mundo, y contribuir a la fijación de población en el medio rural. La nueva bodega, referente europeo de sostenibilidad, le permite aumentar su capacidad de producción y optimizar todos sus procesos, con el respeto al medioambiente como seña de identidad.

Este moderno espacio, de 16.500 metros cuadrados, se integra en una parcela de 132.500 metros cuadrados de superficie, donde Bodegas Borsao proyecta la construcción, a medio plazo, de una nave de crianza de vinos en barrica de 2.500 metros cuadrados. “Esta inversión tiene como objetivo la modernización y el progreso tecnológico para poder acometer una nueva etapa de crecimiento de nuestra actividad y de la de nuestras bodegas elaboradoras”, resume Emilio del Caso, director general de Bodegas Borsao. Por su parte, la antigua sede situada en el núcleo urbano de Borja se ha reorientado hacia la especialización en fermentaciones y la recepción de uvas, además del mantenimiento de la sala de barricas, que alberga 3.000 unidades de roble francés y americano.

Equipada con tecnología a la vanguardia del sector, la nueva bodega situada en el Camino del Tejar se caracteriza por su funcionalidad. Así́, cuenta con 132 depósitos de acero inoxidable con una capacidad para más de 9 millones de litros, una sala de crianza de vino para más de 2,5 millones de botellas y una línea de embotellado con una capacidad de hasta 10.000 botellas a la hora. En la elección de los materiales empleados ha primado el respeto al medioambiente y la proximidad, como la estructura de madera y el ladrillo rústico caravista autóctono, además de la resistencia, el bajo coste de mantenimiento y la máxima inercia térmica. Todos los materiales son ignífugos o se les ha aplicado un tratamiento de resistencia al fuego y los acabados de los revestimientos interiores están recubiertos con resinas epoxídicas de calidad alimentaria.

La producción sostenible de vino en la nueva bodega de Borsao va desde la uva hasta la botella, demostrando una capacidad de mejora continua en los procesos y la minimización de emisiones contaminantes, gracias a maquinaria altamente eficiente y al aumento de recursos renovables, en su camino hacia una economía circular y socialmente responsable. Gracias a su compromiso con la sostenibilidad, Borsao ha establecido unas actuaciones para disminuir el impacto medioambiental en un 10% hasta septiembre de 2022 y, entre los objetivos a corto plazo, se encuentran la redacción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de fertilizantes inorgánicos durante las cosechas de 2021 y 2022.

En este sentido, en los dos últimos años se han invertido 350.000 euros en acciones respetuosas con el medio ambiente. Entre otras, se ha creado una balsa de aguas pluviales, con capacidad para 8 millones de litros, que permite recuperar el 100% de las lluvias que caen sobre los 16.500 metros cuadrados de superficie construida.

Las nuevas instalaciones también se han dotado de un sistema de depuración en un reactor aerobio, además de una caldera para vapor y agua caliente con un rendimiento de 1.500 litros por hora para llevar a cabo la limpieza de los equipos. Asimismo, el recinto cuenta con iluminación led y una instalación fotovoltaica de 80 kilovatios, que reduce la potencia contratada y ahorra energía y costes. Está previsto, además, que este parque fotovoltaico se duplique en unos meses.

 

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.