Logo Loading

El estudio CordioPrev ha demostrado, por primera vez que la dieta mediterránea, que tiene al aceite de oliva como grasa principal, previene la recurrencia de accidentes cardiovasculares. Luis Planas ha destacado que, gracias a estos resultados, “podemos mejorar las expectativas de vida de muchas personas que ya han sufrido un accidente coronario”.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado el pasado 20 de septiembre la relevancia de los estudios científicos sobre las cualidades saludables del aceite de oliva, y ha ensalzado el estudio CordioPrev porque conforma un “triángulo perfecto: agricultura y alimentación, ciencia y salud”.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su intervención, junto a la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, en el acto de presentación de los resultados del estudio CordioPrev, que ha demostrado, por primera vez, que la dieta mediterránea, cuya grasa principal es el aceite de oliva, previene la recurrencia de accidentes cardiovasculares. El ministro ha destacado que, gracias a estos resultados, “podemos mejorar las expectativas de vida de muchas personas que ya han sufrido un accidente coronario”.

En este sentido, Planas ha reiterado la importancia de que los estudios científicos demuestren cada vez más los beneficios saludables del aceite de oliva, para que en un futuro los envases puedan contar con algún tipo de indicación de sus valores nutricionales, de acuerdo con la estricta normativa europea sobre etiquetado.

Luis Planas ha adelantado que uno de los grandes objetivos que se ha marcado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación cuando España ocupe la presidencia de la Unión Europea, en el segundo semestre del año 2023, es discutir la nueva propuesta de la Comisión Europea en materia de etiquetado de los alimentos, y ha asegurado que “trabajaremos para que el aceite de oliva salga en el lugar que merece”.

Para la ministra de Ciencia e Innovación este estudio simboliza las características de la “ciencia como bien común para la sociedad”. Diana Morant ha explicado que esta investigación ha precisado de tiempo e inversión para dar sus buenos frutos, como necesita la mejor ciencia.

En el estudio, que se inició en 2009 y cuyos resultados fueron publicados en mayo de 2022 en la prestigiosa revista The Lancet, han participado varios investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), el Hospital Universitario Reina Sofía, la Universidad de Córdoba y el CIBEROBN (Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición) dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

Durante 7 años han participado más de 1.000 pacientes y decenas de investigadores. Para que esto fuese posible, Morant ha subrayado que el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III, ha destinado 3,1 millones de euros y ha aprobado 12 proyectos y 5 contratos de investigación.

Por su parte, el ministro Planas ha felicitado a todo el equipo investigador por este trabajo y ha agradecido la generosidad y el esfuerzo de los pacientes que han participado en esta investigación de forma voluntaria, y han tenido que ajustarse a ciertos patrones de dieta.

Para Planas, este esfuerzo ha merecido la pena por el valioso conocimiento que aportan a toda la sociedad, sobre todo, en un tema tan esencial como la alimentación, que es una necesidad diaria de todos los seres humanos y que determina, en gran medida, su salud y bienestar.

Este nuevo trabajo complementa los resultados del estudio PrediMed, y suma aún más evidencias científicas sobre las bondades que tiene la dieta mediterránea para la salud, especialmente, el consumo de alimentos variados y saludables combinados con una vida activa.

Luis Planas ha asegurado que España tiene un gran potencial para situarse a la cabeza europea de I+D+i en alimentación saludable, al contar con un “potente y diverso sector agroalimentario” y con un conjunto de agentes del conocimiento, grupos de investigación y empresas especializadas que ya trabajan en este ámbito.

Ha recordado que España juega un papel muy destacado en la producción de alimentos a escala europea y global al ser el cuarto mayor exportador de productos agroalimentarios de la Unión Europea y el séptimo del mundo. Por ello, ha destacado que debemos seguir trabajando para que los alimentos y bebidas no sólo se produzcan de forma rentable y sostenible, sino que también contribuyan a mejorar la salud de las personas que los consumen.

El ministro Planas ha resaltado que la dieta mediterránea, reconocida en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, hay que preservarla, difundirla y promocionarla. Asimismo, ha apuntado que hay que “adaptarla a las necesidades y las demandas de la sociedad actual”, que dispone de menos tiempo para elaborar los platos y para consumirlos, y que realiza más comidas fuera del hogar.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.