Logo Loading

Según el informe del ICEX titulado El mercado mexicano del vino, de fecha 23 de junio, “tanto los expertos del sector como los informes consultados” pronostican una rápida recuperación del mercado más importante de Latinoamérica para el vino español.

El informe, realizado por Carmen Reyes Martín y procedente de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Ciudad de México, afirma que se espera “una rápida recuperación del mercado para seguir con la tendencia positiva que se venía dando en años anteriores a 2020. De esta manera, con la reapertura de los puntos de consumo, el impulso del turismo, el aumento de la celebración de eventos sociales y la normalización de la movilidad, se espera que en 2022 el mercado crezca de forma considerable.

España es el principal proveedor de vino a México, tanto en valor como en volumen, “con 70 millones de dólares y 18 millones de litros, lo que supone una recuperación respecto al año 2020, pero siguen sin alcanzarse los niveles prepandemia”, indica el trabajo.

En 2021 México importó 70 millones de litros, lo que supone una caída del 2,4 % en volumen respecto a 2020, pero en valor hay una recuperación del 12 %, con una importación total en 2021 de aproximadamente 250 millones de dólares. El informe indica que “los principales proveedores de vino son los países de la Unión Europea (España, Francia e Italia), que, junto con Chile, Argentina y Estados Unidos de América, suponen en su conjunto más del 97 % de los litros importados y de su valor total”.

La producción mexicana de vino no cubre la demanda existente y en los últimos diez años la importación ha aumentado un 33 % en valor y un 55 % en volumen. Según el informe, “México cuenta con una tasa de cobertura del 2,6 %, por lo que se puede concluir que es importador neto de vino. El vino de etiqueta mexicana ha llegado a ser el más consumido en el país en los últimos años, seguido del español y del chileno.

Cabe destacar que el precio medio del vino mexicano se considera elevado, dada su alta demanda en el país, y que la oferta existente no puede cubrir”.

En la distribución de vinos importados destacan tres figuras: el importador-distribuidor, los centros de compra del canal detallista y la restauración. En 2020, el canal Horeca sufrió una fuerte caída, superior al 40 % respecto al periodo anterior, debido a las restricciones por la pandemia. “En consecuencia, floreció el e-commerce y aumentó el consumo privado en los hogares. Con la reapertura, el canal Horeca se ha recuperado por completo y es el punto de venta con mayor cuota en valor. En todo caso, el consumo agregado en México se mantiene por debajo de su nivel prepandemia por una menor venta a través del canal minorista”.

El canal online ha disminuido su importancia relativa en 2021, pero se ha consolidado como esencial para las grandes superficies, que están obteniendo buenos resultados con sus plataformas de e-commerce y llegan a consumidores a los que anteriormente no tenían acceso.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.