Logo Loading

Ante la publicación del último estudio de costes de producción de la uva para vinificación de la Consejería de Agricultura de La Rioja, Grupo Rioja quiere despejar polémicas espurias que dañan injustamente a esta Denominación de Origen Calificada. Los viticultores obtuvieron una rentabilidad del 34% durante los últimos cinco años a pesar de la pandemia, según Grupo Rioja.

La realidad es que los viticultores obtuvieron una rentabilidad del 4% en la venta de uva y el 11% en la venta de vino durante la cosecha de 2021, según el último estudio de costes de producción de la uva para vinificación de la Consejería de Agricultura de La Rioja, a pesar de la complicada situación que todavía vivimos derivada de la pandemia.

En el caso de la uva, el precio medio percibido en 2021 fue de 70,1 céntimos en tintas y 58 céntimos en blanca, precios que triplican el recibido en otras regiones y claramente por encima de los costes de producción, fijados en 67,14 céntimos el kilo de uva tinta y 53,85 céntimos el kilo de uva blanca en vaso, mientras que en espaldera son de 67,67 céntimos la tinta y 51,74 céntimos la blanca.

Es necesario recordar que dentro de estos costes están imputadas las horas trabajadas por el viticultor y la mano de obra familiar, por lo que en los mismos ya está incluido su salario como cualquier otro trabajador. El diferencial que queda entre el precio percibido y sus costes es un beneficio empresarial que ingresa de forma suplementaria el viticultor, manifiesta Grupo Rioja.

Otra cuestión relevante, apunta Grupo Rioja, es que el estudio sigue sin recoger las ayudas que reciben los viticultores y que disminuyen sensiblemente los costes como, por ejemplo, las ayudas que recibe para plantación o reestructuración de viñedo, por lo que los costes que se contemplan son superiores a los reales.

En el caso del vino, el coste de producción del tinto fue de 1,07€ el litro y se pagó a 1,19€; el rosado, 1,04€ y pagado a 1,06€ el litro y, el blanco, un coste por litro de 0,89€ que fue pagado a 1,08€.

El estudio también determina el precio medio de la uva durante los cinco años anteriores, donde los viticultores percibieron un precio medio de 90,6 céntimos en tintas y 73,2 céntimos en blancas. Si lo comparamos con los costes calculados por la Consejería, se confirma que la rentabilidad de los viticultores durante los últimos cinco años ha alcanzado el 34%, dato especialmente llamativo si se tiene en cuenta que se incluyen los años con mayor impacto de la pandemia, que afectaba de forma intensa a toda la sociedad.

Grupo Rioja cuenta con un observatorio interno propio que le permite afirmar que sus bodegas pagan un precio medio superior al que fija el estudio, lo que no sólo cumple con la Ley de la Cadena Alimentaria, que prohíbe fijar precios por debajo del coste de producción, sino que garantiza las rentas de los viticultores.

Grupo Rioja quiere recordar que, a pesar de una coyuntura adversa, sus bodegas realizan un gran esfuerzo para comprar las uvas de sus proveedores habituales, evitando que se queden en el campo con el consiguiente perjuicio económico para los viticultores. Sus bodegas continuarán desplegando el gran esfuerzo comercial que están realizando para recuperar e incrementar las ventas en el menor plazo posible, con el fin de mantener la rentabilidad para todo el sector vitivinícola de Rioja.

Cabe destacar que las bodegas cumplen cuando encaran un tercer año muy complicado para los mercados, donde la economía se resiente de los efectos de la pandemia, la guerra en Ucrania y una inflación desbocada que encarece la energía y todos los suministros necesarios para llevar el vino de la cepa a la copa.

Grupo Rioja es la principal asociación bodeguera, con 60 firmas que representan conjuntamente más del 75% de la comercialización de Rioja y compran uva a más de 11.000 viticultores, de forma directa o indirecta a través de las cooperativas.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.