Logo Loading

Entrevista a Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), publicada en el Anuario Mercados del Vino y la Distribución 2023.

MVD. Una vez superada la pandemia, ¿cómo está en la actualidad el sector de la distribución en España?

Ignacio García Magarzo (I.G.M.) La distribución alimentaria está haciendo frente a la crisis de costes en la cadena de suministro que se prolonga desde finales del año 2021 y que ha derivado en la mayor crisis inflacionista de las últimas décadas. El esfuerzo sobre los márgenes ha permitido que el sector cumpla un papel de dique de contención frente al consumidor, incrementando los precios lo menos posible y lo más tarde posible. Durante este tiempo, las empresas de distribución han tomado medidas para controlar sus costes de energía –electricidad y carburantes- y han apoyado medidas como la rebaja del IVA en algunos alimentos, que entró en vigor en enero de 2023 y que ha ayudado a evitar mayores subidas de precios. Desgraciadamente, esta medida se implementó justo en el mismo momento en que entraba en vigor el nuevo impuesto sobre los envases de plástico no reutilizables, único en Europa, que ha incrementado los costes de toda la cadena. A pesar de ello, el sector ha logrado mantener sus niveles de inversión y empleo, junto con un crecimiento estable en el número de aperturas. Ello ha sido posible gracias a la eficiencia de la distribución alimentaria en España, que cuenta con estructuras empresariales fuertes y un alto grado de innovación en las operaciones que permiten mantener la competitividad.

MVD. ¿Cuáles son los retos para el futuro más cercano?

I.G.M. El sector debe abordar el enorme coste de las tres transiciones que el comercio tiene que llevar a cabo para mantener su competitividad. Se trata de la economía circular, la captación y mantenimiento del talento de acuerdo con las nuevas exigencias del mercado y la digitalización. Se calcula que, en el comercio europeo la Unión Europea, este coste alcanzará entre los 300.000 y los 600.000 millones de euros.

Además, el comercio está sometido a un constante incremento de la presión fiscal que, unida a los complejos paquetes legislativos relacionados con la Seguir sostenibilidad medioambiental, plantean un entorno complicado que puede poner en peligro la competitividad de las empresas de distribución.

Seguir leyendo en https://fr.zone-secure.net/159738/.anuario2023/#page=36

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *