Logo Loading

Un reciente estudio de la Universidad italiana de Sassari y del Instituto Nacional de Bioestructuras y Biosistemas de Bolonia asegura que diferentes concentraciones de extracto de vino tinto y vino blanco pueden prevenir enfermedades crónicas de la piel y el envejecimiento celular. Las proantocianidinas oligoméricas (OPC) del vino tinto podrían usarse en cosmética, para la hidratación y el blanqueamiento de la piel, según una investigación del Suntory Global Innovation Center de Japón.

La ciencia ha confirmados que el alto poder antioxidante del vino ayuda a controlar el envejecimiento de la piel y protege las células del daño que provocan los radicales libres, responsables de la oxidación y envejecimiento de nuestra piel. Por este motivo, la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN) recuerda que gracias a los últimos estudios se ha demostrado que el vino brinda la posibilidad de aplicar en nuestro cuerpo tratamientos que nos aportan beneficios de una forma directa y placentera por las propiedades de la uva y mostos, lo que se conoce como vinoterapia.

A partir de estas investigaciones, se demuestra científicamente que los cosméticos y tratamientos basados en las virtudes de la uva mejoran notablemente la evolución cutánea de las personas. En este sentido, varios centros de diferentes partes del mundo llevan años estudiando el efecto de los componentes del vino sobre la piel. Precisamente, este año la Universidad italiana de Sassari y el Instituto Nacional de Bioestructuras y Biosistemas de Bolonia han publicado una investigación sobre los efectos sobre la piel de los extractos de vino.  En dicho estudio se pone de manifiesto que diferentes concentraciones de extracto de vino tinto y vino blanco pueden contrarrestar la senescencia celular inducida por el estrés oxidativo y regular la actividad de la enzima, lo que podría prevenir enfermedades crónicas de la piel y el envejecimiento celular.

Asimismo, algunos científicos también avalan que las proantocianidinas oligoméricas (OPC) del vino tinto podrían usarse en cosmética, para la hidratación y el blanqueamiento de la piel. En esta línea, el Suntory Global Innovation Center de Japón llevó a cabo un ensayo clínico para mejorar la coloración e hidratación de la piel en mujeres japonesas y en él observaron la capacidad del compuesto para hidratar y atenuar las manchas solares en la piel.

Sin embargo, los beneficios del vino no acaban aquí.

El vino reúne tres requisitos básicos para mantenerse joven: polifenoles, el antioxidante más potente del mundo vegetal, el resveratrol, eficaz antídoto antiedad y la viniferina de savia de vid, la molécula natural más eficaz contra las manchas. Por ello, desde hace unos años, la vinoterapia se ha convertido en uno de los tratamientos más utilizados tanto por hombres como mujeres con fines terapéuticos y de belleza. Las terapias relacionadas con el vino se remontan a la época del del rey francés Luis XIV en la que el vino ya era considerado como fuente de salud y formaba parte de muchos rituales de curación. Hoy en día la ciencia lo ha demostrado.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.