Logo Loading

El año anterior a la actual guerra Rusia incrementó la importación de vino un 5,8% en volumen y un 15% en valor. Así, las cifras alcanzadas en 2021 fueron de 375 millones de litros y los 91.980 millones de rublos. El volumen sigue siendo muy inferior al de años atrás, pero el gasto alcanzó un máximo histórico tras crecer por sexto año consecutivo. El precio medio subió un 8,7% y también fue el más elevado de la serie histórica.

Los anteriores datos proceden del informe Importaciones de Vino en Rusia Año 2021, realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino y publicado por la Organización Interprofesional del Vino de España en abril 2022.

Caben advertir del relativo valor en cuanto a proyección a futuro de las cifras aportadas debido a la situación bélica y las sanciones económicas impuestas a Rusia. De hecho, el informes señala que, pese a las buenas cifras de 2021,  el sector del vino en Rusia
afronta 2022 con gran pesimismo.

Al margen de la guerra, fuerte incidencia ha tenido para España la entrada en vigor en junio de 2020 de una nueva ley de que restringe la importación de granel en Rusia. Debido a ella, las importaciones de este vino se desplomaron en 2021 por segundo año seguido y se situaron en mínimos históricos, con 3,6 millones de litros, lejísimo de los más de 116 millones de 2019. Sin embargo, estas trabas al granel han impulsado las compras de vinos envasados y espumosos, que alcanzaron en 2201 sus máximos históricos tanto en valor como en volumen, algo que benefició mucho más a los competidores de España que a nuestro país.

El Informe indica que la nueva Ley del Vino “provocó que Rusia redujera de forma drástica sus compras de granel en 2021 (-85,6%), hasta situarse en apenas 3,6 millones de litros, lejos de los 24,9 millones de 2020, cuando ya se desplomaron (116,2 millones en 2019). La caída en valor fue del 82,5% en 2021, hasta los 186,3 millones de rublos, a un precio medio que subió un 21,6%, hasta los 52,05 rublos/litro. La desaparición del granel ha impulsado las compras del resto de categorías de vinos: el vino tranquilo envasado batió récords con 305,3 millones de litros (+8,7%) y 64.447,6 millones de rublos (+11,3%), el 81,5% del volumen y el 75,5% del valor total adquirido en Rusia durante 2021. Su precio medio subió un 2,4% hasta los 227,46 RUB/litro, el más elevado de la serie histórica. Las compras de vino espumoso aumentaron por encima del 35%, hasta los 64 millones de litros y los 22.094,4 millones de rublos, las más altas hasta la fecha. Fue el único vino que bajó de precio (-1,4% hasta los 344,65 RUB/litro). Por último, las importaciones rusas de vino en bag-in-box crecieron un 7,4% en volumen y un 19,7% en valor, hasta los 1,7 millones de litros y los 252 millones de rublos, las mayores desde que tenemos datos para esta categoría (2017). Su precio medio subió un 11,5%, hasta los 152,59 RUB/litro”.

Por proveedores, el informe indica que “Italia ganó cuota como primer proveedor al crecer un 20%, en un 2021 de récord. Crecen también Francia, Portugal y Georgia.
España suavizó su caída en volumen y facturó algo más, tras la fuerte caída de 2020.
Italia fue el principal protagonista del crecimiento global de las importaciones rusas de vino en 2021, su mejor año hasta la fecha con 112,5 millones de litros y 29.806 millones de rublos. Se consolidó como primer proveedor al crecer en torno al 20% respecto a 2020, cuando superó a España, a un precio medio estable (264,83 RUB/litro). Tras perder casi un 50% de sus ventas a Rusia en 2020, España suavizó su descenso en 2021 (-10,5%) y repitió como segundo proveedor con 60,5 millones de litros, seguido de los 46,6 millones de Georgia (+15%) y de los 40,3 millones de Francia (+8,9%). Sin embargo, Francia es el segundo vendedor en valor, con 17.182 millones de rublos (+25,2%), su máximo histórico, seguido de los 11.449,3 millones de España (+2,9%), que logró crecer en su segundo mejor año hasta la fecha, ya que su precio medio subió un 15% hasta los 189,24 RUB/litro, el más alto hasta ahora. Francia también subió de precio un 15%, hasta los 426,39 RUB/litro, el más alto de su historia y superior al resto de países analizados. Georgia repite cuarto puesto, con 9.610,4 millones de rublos (+7%)”.

El trabajo también indica que “Rusia aumentó cerca del 40% sus importaciones de vino desde Portugal, que alcanzó sus máximos históricos, en un gran año también para Sudáfrica, Alemania, Nueva Zelanda, Australia o Estados Unidos, entre otros. En cambio, Rusia importó mucho menos vino desde Chile, Moldavia y Argentina, si bien los dos últimos crecieron en valor. La región caucásica de Abjasia cerró el año como quinto proveedor en volumen (-5,9%), superado en dicho puesto por Portugal en valor, al ser el único que cayó en este aspecto, junto a Chile, entre los 15 primeros proveedores”. Finalmente, España domina el mercado ruso de vino en bag-in-box, con el 44,5% del total importado, pese a perder cuota en 2021.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.