Logo Loading

En 2020, el mercado del vino en los Países Bajos totalizó en valor 4.305 millones de euros y 342,3 millones de litros. Holanda es un mercado interesante y promisorio para los vinos españoles, esta es la conclusión de un estudio concluido el 27 de agosto de este año en La Haya, publicado por el ICEX y realizado por Ana de Ondarza y Miguel Arroyo.

Las ventas de vino en los Países Bajos en 2020 alcanzaron los 4.305 millones de euros en valor y los 324,3 millones de litros, aunque respecto a 2019, las ventas disminuyeron en valor un 11,6% pero solo un 1,9% en volumen, principalmente por el efecto de las restricciones por la pandemia en el sector HORECA, que desplazaron las ventas al canal off-trade con menor precio medio. Además, la tendencia desde 2015 es la disminución del consumo en volumen, pero un crecimiento constante del valor de ventas.

En 2021 se espera un nivel de ventas en volumen y valor similar a 2020, y después un progresivo crecimiento. Holanda produce muy poco vino y casi todo el consumido es de importación. En valor, las importaciones de vino alcanzaron 1.298 millones de euros en 2020. También crecieron las exportaciones de vino, pero son principalmente reexportaciones.

Según el informe, “por categorías, los vinos tranquilos y fortificados embotellados fueron los más importados por los neerlandeses, alcanzando un valor de más de 1.113 millones de euros en 2020. Por otro lado, el vino espumoso viene registrando un fuerte aumento en los últimos años, con un aumento del 59,50% del valor de importaciones entre 2016 y 2020. Los vinos embotellados de menos de dos litros son líderes en las importaciones totales neerlandesas tanto en valor como en volumen. En cambio, las importaciones de vino a granel continúan descendiendo como en los años anteriores”.

Lideran las importaciones Francia, seguida de Italia, Alemania y España. Entre los países extracomunitarios se encuentra Chile, Reino Unido y Australia. El informe indica que “Países Bajos es un mercado muy relevante para los vinos españoles, donde gozan de un buen posicionamiento y una percepción de calidad por parte de sus consumidores. En 2020, el 12% de las importaciones de vino, tanto en volumen como en valor, eran de procedencia española”. El valor de las importaciones españolas creció un 15% en 2020, mientras que el volumen lo hizo un 16%.

En cuanto a consumo, lideran los vinos tranquilos (94%), después los fortificados (2,9%) y finalmente los espumosos (2,3%). En los últimos años, las ventas de vinos espumosos han ido aumentando, mientras que las de los vinos tranquilos y fortificados han disminuido en volumen. Los productos que han experimentado un mayor crecimiento son los vinos blancos y rosados, en detrimento del tinto.

En volumen total de venta de vinos españoles con D.O.P., en 2019 el líder es Jerez, con aproximadamente 4 millones de litros vendidos en el periodo de 2018-19, seguido por Cava (3,9 millones), Rioja (3,7 millones), Rueda (2,2 millones), Valdepeñas (1,7 millones), Utiel- Requena (1,3 millones) y La Mancha (1,2 millones).

Las previsiones para 2020-2025 son un crecimiento de las ventas,tanto en volumen como en valor, tras la bajada causada por la pandemia del Covid- 19. Aumentará previsiblemente el volumen de ventas de vino blanco y rosado en detrimento del vino tinto. Los vinos espumosos experimentarán también un ligero crecimiento. El informe afirma que “los importadores de vino prevén que los vinos ecológicos consigan consolidar un segmento importante de la comercialización del vino en los próximos 5 años. Las previsiones se basan en un aumento significativo de la demanda de este tipo de vinos por parte de las tiendas especializadas, supermercados y las empresas de catering”.

También se destaca que “el canal de distribución más importante para el vino es el supermercado. Las cadenas de supermercados ofertan cientos de marcas y la fuerte competencia y nivel de saturación desorienta a los consumidores, que optan por marcas ya conocidas o por marcas de distribuidor que conocen y en las cuales confían. Las marcas de distribuidor tienen un gran peso en el mercado neerlandés, siendo líderes en términos de venta por volumen total”.

Los hogares en Holanda gastan aproximadamente 250 euros al año en vino, el vino se consume principalmente en los hogares y formato de venta más habitual es la botella tradicional de vidrio de 750 ml.

La mayor parte de las compras se realizan en los supermercados, siendo la fácil accesibilidad y el precio competitivo decisivos en la decisión de compra. En cuanto al tipo de vino, alrededor del 80% de las ventas de vinos tintos, blancos y rosados correspondieron a vinos con un precio inferior a 4,5€. Las ventas online de vino aumentaron durante 2020 debido a la pandemia, al alcanzando este canal el 10% de las ventas en volumen durante dicho año.

Las tendencias principales, indica el informe, son las siguientes:

  • Menor consumo de bebidas con alta graduación alcohólica.
  • Mayor demanda de productos de origen orgánico o con certificación ecológica.
  • Mayor demanda de vinos con un menor contenido en azúcar.
  • Aumento progresivo de la compra de vino a través de canales on-line.
  • El consumidor demanda una mayor transparencia en la cadena de valor y el proceso de producción.
  • La certificación de origen se convierte en un valor cada vez más relevante.
  • Sofisticación de los gustos del consumidor de la mano de las principales cadenas minoristas.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.