Logo Loading

Los Países Bajos ocupan un lugar cada vez más destacado en el mercado mundial del vino por su importancia como distribuidor, según el OeMv. En 2021 el vino español creció en los Países Bajos,  un 47,3% en bag-in-box, 41,9% en espumosos y 16% en tranquilo envasado.

Se trata de un fenómeno reciente, pero intenso; según el informe Importaciones de Vino en Países Bajos, de mayo de 2022, realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) y disponible gracias al acuerdo de colaboración con la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), “las importaciones de vino en Países Bajos alcanzaron en 2021 sus máximos históricos, con 500 millones de litros (+6,6%) y 1.447 millones de euros (+10,6%). Este gran aumento coincide con su papel cada vez más relevante como distribuidor de vinos hacia otros mercados europeos: en apenas dos años, Países Bajos ha casi duplicado sus exportaciones: de 65 a 117 millones de litros”.

El vino tranquilo envasado domina las importaciones, con 427,7 millones de litros (+8,1%) y 1.208,7 millones de euros (+9,1%), alrededor del 85% de las compras totales en 2021, su año récord. El vino espumoso también alcanzó sus máximos históricos al crecer casi un 35%, hasta los 25,4 millones de litros y los 184,4 millones de euros. Ambas categorías subieron de precio en 3 céntimos por litro, hasta los 2,83 € el envasado y los 7,25 € el espumoso. El gran crecimiento en los últimos años de las importaciones de envasados y espumosos ha coincidido con la progresiva pérdida del granel, cuyas compras cayeron en 2021 un 16,2% en volumen y un 19,3% en valor, hasta bajar de los 35 millones de litros y de los 36 millones de euros, muy inferiores a las de los años previos. Fue el único vino que bajó de precio (3,6%), hasta los 1,03 €/litro. Por último, el vino en formato bag-in-box fue el que más se encareció respecto a 2020 (8,5% hasta los 1,49 €/litro), cuando bajó bastante. Sus compras cayeron un 5,7% en volumen, hasta los 12 millones de litros, pero crecieron un 2,3% en valor, hasta los 18 millones de euros. Su evolución en los últimos años ha sido muy positiva, pese a la caída en litros registrada en 2021.

Las importaciones holandesas de vino proceden de Francia, Alemania, Italia y España. Estos cuatro primeros proveedores batieron en 2021 récords históricos en valor y volumen, además con precios algo mayores. Sin embargo, los países de fuera de la UE –como Chile, Sudáfrica, Argentina o Nueva Zelanda– tuvieron peor evolución, salvo Estados Unidos. Mención especial merece el caso del Reino Unido, país que, según dice el informe, tuvo “cierta relevancia como distribuidor de vinos hacia Países Bajos, previamente importados en su rol de distribuidor. En sólo un año, Países Bajos ha pasado de importar 20,5 millones de litros de vino desde Reino Unido a apenas 1,2 millones (-94%). Y hay que recordar que en 2018 llegó a ser sexto proveedor de Holanda, con casi 30 millones”.

Entrando más en detalle, y citando datos de la aduana holandesa, el trabajo indica que el precio medio de importación subió un 3,8% hasta los 2,89 €/litro, el más elevado de la serie histórica, y comenta que “en lo que llevamos de siglo, las importaciones han crecido a un ritmo anual medio (CAGR) del 3,1% en volumen y del 4,4% en valor, pasando en estos 21 años de 263 a 500 millones de litros y de 581 a 1.447 millones de euros. El gran desarrollo de las importaciones neerlandesas en los últimos años coincide con el papel cada vez más relevante de Países Bajos como distribuidor de vinos extranjeros hacia otros mercados europeos, como también están ocurriendo con mercados como Bélgica, Reino Unido (hasta el Brexit) o los países bálticos, en Europa, así como con Singapur y Hong Kong, en Asia. Las importaciones neerlandesas de vino han crecido en los últimos dos años a un ritmo excepcional, pasando de 423 a 500 millones de litros (+77 millones), coincidiendo con que las exportaciones casi se han duplicado en este periodo, pasando de 65 a 117 millones de litros (+52 millones). Los vinos exportados desde Países Bajos van sobre todo a Reino Unido (32,6 millones de litros), Noruega (23 millones) y Bélgica (21,3 millones). De estos 117 millones de litros vendidos, 97 millones (el 83%) correspondió a vino tranquilo envasado, categoría que ha protagonizado el crecimiento de las importaciones en los últimos años”

En cuanto a los cuatro países principales como proveedores, “Francia lideró un año más las importaciones neerlandesas con 122 millones de litros (+16,5%) y 432 millones de euros (+22,5%), a un precio superior a sus competidores, con 3,54 €/litro (+5,1%). Italia fue el que más creció de los cuatro en valor (+25%) y superó dos años después a Alemania como segundo vendedor, con 238,5 millones de euros, por los 228,8 millones facturados por el país germano (+19,3%). Sin embargo, Alemania sigue muy por delante en volumen, con 111 millones de litros (+18,5%), seguido de los 71,4 millones de Italia (+23,4%), al registrar un precio medio de 2,06 €/litro (+0,7%), muy inferior a los 3,34 € del vino italiano (+1,3%). Por su parte, España ganó cuota como cuarto proveedor, al crecer un 16% en volumen y un 19,5% en valor, hasta los 61,6 millones de litros y los 155 millones de euros, a un precio medio de 2,51 €/litro (+2,8%), el más elevado de los últimos tres años. Respecto a otros proveedores, Chile se mantuvo como quinto exportador, pese a caer un 19,7% en volumen y un 14,6% en valor, hasta los 34 millones de litros y los 89 millones de euros, sus peores datos en casi una década. Bélgica, país que apenas produce vino pero que sí tiene un papel relevante como distribuidor, superó a Sudáfrica como sexto vendedor, al crecer de forma parecida a la media, con fuerte pérdida del vino sudafricano. Mal año para Argentina, aunque comparamos con un gran 2020, así como para Nueva Zelanda. En cambio, crecen Portugal, Estados Unidos, Austria o Rumanía”.

Vinos españoles

Centrándose en España, y además de las cifras generales ya dadas, en espumosos fue segundo proveedor en 2021, con 6,5 millones de litros (+34,3%) y 25,4 millones de euros (+41,9%), por detrás de Francia. En vinos tranquilos envasados España ganó cuota como cuarto proveedor, con 48,8 millones de litros (+13,3%) y 123,6 millones de euros (+16%), siendo el que más subió de precio de los cuatro primeros proveedores. En bag-in-box España ganó bastante cuota, como tercer proveedor, con 1,25 millones de litros (+24,6%) y 2,3 millones de euros (+47,3%), a un precio de 1,87 € (+18,2%). Finalmente, el informe indica que en vino a granel “España pasa de quinto a segundo proveedor de granel, aunque a costa de bajar precio más del 20%”. Esto con 1,25 millones de litros (+24,6%) y 2,3 millones de euros (+47,3%). Un muy buen desempeño, en resumen.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.