Logo Loading

Jean Leon muestra su cara más innovadora en la II Wine Edition de Madrid Fusión, con una cata de vinos experimentales impartida por la directora de la bodega Mireia Torres y el sommelier Sergi Castro, el lunes, 28 de marzo.

Los cincuenta asistentes han podido catar seis vinos monovarietales, de los que solo existe una única añada, algunos ya presentados al mercado y otros que están todavía por llegar y que ponen de manifiesto el potencial vitivinícola del Penedès por su gran diversidad de climas, suelos y variedades.

La línea de vinos experimentales, de producción muy limitada, se estrenó en 2015 con un xarel·lo, la variedad reina del Penedès, y un cabernet franc, una de las tres variedades francesas que plantó Jean Leon en los años sesenta, que se presentaron al mercado en 2016 y 2017 respectivamente. A estos les siguieron, en los años sucesivos, vinos monovarietales de sumoll, malvasía de Sitges, chenin blanc y petit verdot. En los próximos meses saldrá́ a la luz el séptimo vino experimental elaborado con garnacha blanca de la añada 2021. Todos ellos son vinos que reflejan la expresión más pura de estas variedades, bien adaptadas al clima y suelos arcilloso-calcáreos de los viñedos de Jean Leon, en el corazón del Penedès.

Precisamente ha sido con este vino de garnacha blanca, que llevará por nombre GB-21 en referencia a las iniciales de la variedad y la añada, con el que Mireia Torres ha dado comienzo a la cata. 2021 fue una añada seca y cálida hasta el momento de la vendimia, cuando llegaron las lluvias y bajaron las temperaturas. El vino se ha mantenido con sus lías durante 4 meses en depósitos de acero inoxidable y no ha tenido contacto con la madera. Mireia lo describe como “un vino intenso y aromático, muy afrutado y con una muy buena acidez”.

PV-20 es el vino que está actualmente en el mercado. Es un petit verdot 100%, una variedad minoritaria en España en la que tiene interés Jean Leon porque madura muy bien en climas mediterráneos y está muy bien adaptada al cambio climático. 2020 fue una añada lluviosa y una cosecha complicada. Es un vino fresco, en el que predomina la fruta y las especias, sobre un fondo tostado por su envejecimiento durante seis meses en fudre de roble francés de 2.000 litros de capacidad.

Los tintos SM-16 y CF-15 han sorprendido por su viveza y elegancia. Se presentaron al mercado en 2018 y 2017 respectivamente y ya no se encuentran disponibles. Con la cata se ha podido constatar la buena evolución de estos vinos en botella. El sumoll SM-16 muestra el carácter propio de la variedad, algo menos rustica gracias al tiempo en botella y manteniéndose todavía joven. “Sorprende lo bien que le ha sentado el tiempo en botella”, ha reconocido Mireia Torres. Por su parte, el cabernet franc CF-15 mantiene una gran intensidad aromática a pesar de los años, con una parte floral que le otorga delicadeza. 2015 fue una añada muy buena para las variedades tintas. Este vino procede de una pequeña parcela plantada en 1974 por Jean Leon y permaneció́ durante 12 meses en fudre de roble francés. Para Sergi Castro, “este vino presenta una elegancia extraordinaria”.

La cata de los vinos experimentales de Jean Leon se ha completado con las microvinificaciones de dos variedades ancestrales recuperadas por la bodega Familia Torres, de la que Mireia Torres es directora de Innovación y conocimiento, y aprobadas por la D.O. Penedès con la voluntad de extender su cultivo entre los viticultores de la región. Jean Leon ha plantado la blanca forcada y la tinta moneu y ya ha podido realizar las primeras microvinificaciones para constatar su potencial. La forcada 2019 es un vino fresco con muy buena acidez, notas cítricas y balsámicas mientras que la moneu 2021 es también un vino con una gran acidez e intensidad aromática.

Mireia Torres y Sergi Castro han finalizado la cata con un brindis dedicado a Jaume Rovira, quien fue el primer enólogo y alma mater de la bodega, fallecido el pasado mes de diciembre a la edad de 78 años.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.