Logo Loading

La D.O. León consigue por sexta vez el más alto reconocimiento para sus vinos blancos, rosados y tintos de una vendimia larga pero de apenas 2,6 millones de kilos procesados de uva muy sana y de excelente calidad.

La Denominación de Origen León alcanzó la calificación de “muy buena” para la añada 2021 de sus vinos, actualmente en el mercado. Lo decidió así un comité calificador integrado por directores técnicos de otras denominaciones de origen, enólogos que desarrollan su actividad en distintas zonas de producción, sumilleres, hosteleros, reconocidos chefs, periodistas especializados y representantes de asociaciones profesionales relacionadas con la actividad vinícola y el consumo en general.

La calificación de la añada 2021, que se celebró en el claustro de la Colegiata de San Isidoro, en un acto de carácter abierto y con presencia en la lectura del acta de representantes de distintas administraciones públicas locales, provinciales y autonómicas, así como de los medios de comunicación.

El comité de calificación tomó como referencia para la evaluación de la cosecha tres vinos blancos elaborados con uva de la variedad Albarín y cuatro rosados y tres tintos —ninguno de ellos con paso por madera— de Prieto Picudo, las dos viníferas autóctonas con las que prácticamente todas las bodegas adscritas al Consejo Regulador elaboran sus monovarietales de alta calidad. Fueron precisamente la gran viveza, la limpieza y pureza y el marcado carácter varietal los aspectos más valorados por el jurado en la calificación de los vinos que se elaboran en esta zona de producción del sur de la provincia, en este caso a partir de una vendimia de escasa producción de 2,6 millones de kilos de uva.

Valoración Técnica

Los vinos de la cosecha 2021 vuelven a destacar por la altísima calidad y frescura de los blancos elaborados con uva Albarín, en los que los aromas tropicales conviven en armonía con los cítricos, tan característicos de esta variedad, con un gran equilibrio entre el grado alcohólico y la acidez. Lo mismo ocurre con los rosados que se presentaron a la cata de la añada, con homogeneidad de color y un excelente momento de evolución, conservando toda la frescura, intensidad y personalidad de la Prieto Picudo. Vuelve a destacar la calidad de los tintos, confirmando la evolución que están alcanzando estas elaboraciones con vinos extremadamente frutales en nariz que expresan a la perfección el potencial de esta variedad. En el paso por boca el carácter agreste esta perfectamente pulido, pero dejando testimonio olfativo y gustativo de toda la fuerza y rusticidad de la Prieto Picudo.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.