Logo Loading

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha valorado los resultados que están dando las 10 medidas de la hoja de ruta del olivar español, que han contribuido a mejorar los precios del aceite de oliva y a expandir las exportaciones sobre la base de la calidad y la diferenciación.

Estas medidas, que fueron consensuadas con el sector y se presentaron en junio de 2020, han contribuido a favorecer el ajuste de la oferta y la demanda, mejorar la trazabilidad, la segmentación del mercado y lograr apoyos específicos en la nueva Política Agraria Común (PAC).

Luis Planas ha participado, en Baeza (Jaén), en la inauguración de la jornada “Ley de la Cadena, Precios Justos y Sostenibilidad Olivarera”, organizada por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), en el marco de la 12º edición de la feria Futuroliva.

En su intervención, el ministro ha subrayado el liderazgo mundial del sector oleícola español y que es necesario seguir en los mercados apostando por la calidad. El aceite de oliva español es una de las grasas vegetales más reconocidas en los mercados exteriores y tiene gran recorrido, porque sólo el 3 % de estas grasas que se consumen en todo el mundo se corresponden con el aceite de oliva.

El sector del olivar español, y particularmente el andaluz, “es una buena muestra de ese liderazgo, que es el fruto del trabajo bien hecho desde hace años y también de su capacidad de mirar hacia el futuro”, ha recalcado. Andalucía aporta en torno al 80 % de la producción, donde destaca especialmente la provincia de Jaén que, con cerca de 500.000 toneladas de aceite de oliva al año, aporta más de un tercio del total nacional y casi el 15 % del total mundial.

Para apoyar al olivar, afectado también por el conflicto en Ucrania, el Gobierno de España ha dispuesto un ambicioso paquete de medidas de respuesta que acabamos de prorrogar y que incluye descuentos en el precio del combustible, rebajas fiscales y medidas de liquidez.

No obstante, el ministro ha precisado que las cotizaciones actuales son positivas, con unos precios del aceite de oliva de entorno a un 4 % superiores a los del año pasado por estas fechas y un 85 % más que hace dos años. Se trata de la retribución “al buen trabajo efectuado por el conjunto del sector”.

Olivar, apuesta de futuro

Pero además de estas medidas coyunturales, ha señalado que el Gobierno quiere contribuir a mejorar la rentabilidad del sector e impulsar, al mismo tiempo, la transición hacia una producción más eficiente y sostenible.

Para mantener ese liderazgo, ha insistido en que “debemos defender la transparencia y la calidad de nuestros aceites de oliva”, para poder crecer y lograr alcanzar nuevos mercados. Algo que para el ministro se consigue “con compromiso, inteligencia, dedicación y trabajo”. También ha apuntado la necesidad de introducir la innovación tecnológica en los cultivos y en las industrias, para mejorar la competitividad.

De igual forma, Planas considera que la nueva Ley de la Cadena es “un instrumento fundamental” que ya está teniendo sus efectos para que los productores reciban unos precios dignos, porque garantiza que se pague un precio siempre superior a los costes de producción. Esta ley, cuya aplicación también depende de las cooperativas agroalimentarias y de las organizaciones agrarias, permite un mejor reparto a lo largo de toda la cadena.

También ha indicado que la regulación del sector a través del real decreto de normas de comercialización, o la nueva Norma de Calidad del Aceite de Oliva, son algunas de las más destacadas que ya se han realizado, y que contribuyen a mejorar el valor de nuestros aceites.

Asimismo, ha subrayado que la nueva PAC tendrá en cuenta las necesidades del olivar y, en general, de la agricultura de Andalucía, que seguirá siendo la comunidad autónoma más beneficiada, en especial los pequeños y medianos agricultores y ganaderos profesionales. Además de las ayudas directas y las de desarrollo rural, contarán con las ayudas asociadas al ovino y caprino, a la uva pasa, y una nueva ayuda asociada para el olivar tradicional con más dificultades, con unos 27,5 millones de euros al año, de los que la mayor parte irán a Andalucía.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.