Logo Loading

Ayer , en rueda de prensa, el director general de la Organización Internacional del Vino (OIV), Pau Roca, dio a conocer las primeras cifras mundiales del sector. Las previsiones sitúan la producción de vino en 2020 entre los 262 y 254 millones de hectolitros (Mhl),  muy inferior a la media de los últimos años y muy inferior a la de 2018. La OIV estima que la producción mundial de vino en 2020 se situará en torno a los 258 Mhl.

La producción mundial sobre la base de la información recopilada en 30 países, que representan el 84% de la producción mundial en 2019, la producción mundial de vino en 2020 (excluidos los jugos y mostos) se estima entre 253,9 y 262,2 mhl, con una estimación de rango medio de 258 mhl.

La producción de 2020 parece estar en línea con el año anterior, subiría un 1%. Después de la producción excepcionalmente alta de 2018, las primeras estimaciones de 2020 muestran por segundo año consecutivo un volumen de producción que se puede definir como por debajo de la media. Esto no debe considerarse necesariamente una mala noticia para el sector vitivinícola dado el contexto actual en el que las tensiones geopolíticas, el cambio climático y la pandemia del covid-19 están generando un alto grado de volatilidad e incertidumbre en el mercado mundial del vino, comentan desde la OIV.

Hemisferio Norte

La cosecha en el hemisferio norte se realiza normalmente entre agosto y octubre. En cuanto a las cosechas de 2020, no se vieron fuertemente afectadas por las medidas de cierre para mitigar la pandemia de Covid-19, en contraste con el período de cultivo de la vid en primavera (abril a julio).

Unión Europea
El volumen de producción de este año se estima en 159,0 Mhl (excluidos jugos y mostos), alrededor de un 5% más que en 2019. Este volumen muestra un incremento anual de 7 Mhl respecto a 2019.
Las estimaciones preliminares generales para la producción de vino en 2020 en los países de la UE indican una situación mucho más heterogénea en comparación con los años anteriores.

Un ejemplo lo dan los tres mayores países productores donde, con respecto a 2019, hay una caída del 1% en Italia (47,2 Mhl), un ligero aumento del 4% en Francia (43,9 Mhl) y una gran subida de más más del 11% en España (37,5 Mhl). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los tres países, que juntos representan el 49% de la producción mundial de vino y el 81% de la producción de vino de la UE, muestran niveles preliminares de producción para 2020 que son más bajos o justo por debajo de sus últimos promedios de los últimos cinco años. Esto es el resultado de las medidas tomadas tanto por las Administraciones como por el propio sector para paliar los efectos negativos que está produciendo la pandemia producida por el COVID-19.

También se registra un crecimiento positivo con respecto a 2019 en otros grandes países productores de vino de la UE como Alemania (8,9 Mhl, un 8% más respecto a 2019), Hungría (2,9 Mhl, un 22% más respecto a 2019) y Austria (2,7 Mhl, un 10 % más respecto a 2019). Estos países muestran niveles de producción que están en línea o incluso por encima de sus promedios de los últimos cinco años.

Portugal, con 6,5 Mhl en 2020, está en línea con su producción de 2019 y con su última media quinquenal, mientras que países como Rumanía (3,6 Mhl) y Grecia (2 Mhl) muestran una variación negativa respecto a 2019. Un menos 7% y un menos 2% respectivamente y si la comparación se realiza con los últimos cinco años la caída se sitúa entre el menos 12 y menos 17% respectivamente.

Fuera de la UE
En el hemisferio norte fuera de la UE, la producción de vino de 2020 es alta en países como Rusia (4,7 Mhl, un 2% más respecto a 2019) y Ucrania (1,0 Mhl, un 1% más respecto a 2019), mientras que Georgia y Moldavia (en situación de sequía) han registrado una contracción en la producción con 1,7 Mhl (un 3% menos respecto a 2019) y 1,2 Mhl (un 18% menos respecto a 2019) respectivamente.

Se espera que el volumen de producción de vino en Suiza en 2020 (0,9 Mhl) sea no solo menor que el año pasado (un10% menos que en 2019), sino también un 8% menor que el promedio observado durante el último período de cinco años.

En EE.UU., la estimación preliminar de producción de vino es de 24,7 Mhl (un 1% más respecto al año anterior) .Esta cifra se basa en las previsiones del USDA sobre la cosecha de uva de vinificación, pero esta cifra podría revisarse cuándo se conozca el impacto de los incendios forestales en Napa y Sonoma, ya que las complicaciones del fuego y el humo pueden impedir que parte de la uva se vinifique. Además, el problema de la sobreoferta que caracterizó los últimos años también podría influir en las decisiones de producción de vino.

En esta época del año, los datos sobre la cosecha de uvas en China no están disponibles.
Sin embargo, es probable que la producción de vino continúe la contracción que comenzó en 2016 por razones estructurales.

Hemisferio Sur
En el hemisferio Sur, donde las cosechas terminaron en el primer trimestre de 2020, las cifras preliminares sobre producción de vino tienden a ser más precisas y fiables en este período del año. En cuanto a los volúmenes, se registra un fuerte descenso en la producción de vino entre los principales países productores, con algunas excepciones. Cabe mencionar que la pandemia de COVID-19 se extendió durante la temporada de cosecha, aunque esta dificultad no parece haber impactado mucho en los volúmenes de producción. Sin embargo, debido a condiciones climáticas desfavorables, la producción estimada para 2020 es de 49 Mhl, que es 8% menos con respecto a 2019.

América del Sur es la región del Hemisferio Sur que registra un descenso más pronunciado con respecto al nivel de producción del año anterior. En Argentina, la producción de vino de 2020 desciende significativamente a 10,8 Mhl (un 17% menos que en 2019 y un13% menos que el promedio en el último quinquenio). Chile, con 10,3 10,3 Mhl, registra un descenso del 13% con respecto a 2019 debido principalmente a la sequía. Brasil tiene un volumen de producción de vino estimado de 2,2 Mhl en línea con el año pasado, un nivel que es un 15% menor que su promedio de cinco años.

En Sudáfrica, donde la sequía afectó significativamente las cosechas en 2018 y 2019, la producción de vino en 2020 se estima en 10,4 millones de hl, por lo que se nivela y vuelve a la normalidad.

En Oceanía, Australia registra un fuerte descenso del volumen de producción de vino en 2020, con 10,6 Mhl (un11% menos respecto a 2019 y un 16% respecto a su media de los últimos cinco años). En Nueva Zelanda, la producción de vino muestra una tendencia opuesta con respecto a Australia y por cuarto año en su historia produce más de 3 Mhl, precisamente 3,3 Mhl en 2020 (un 11% más que en 2019 y un 15% más respecto al promedio de sus últimos cinco años).

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.