Logo Loading

Según el informe el comercio electrónico en el mercado del vino en China, publicado por el ICEX y realizado por César Merino Orozco, el canal online representó en 2020 el 20 % de las ventas totales y el 37 % de las ventas minoristas de vino en China, cuando en 2016 eran un 18 %. Además, un 75 % de los consumidores chinos de vino consideran posible comprarlo online en el futuro.

Dicho informe concluye que “la apuesta por un modelo de negocio basado en el comercio electrónico parece que pueda ser una estrategia de éxito a medio y largo plazo que garantice la supervivencia en el mercado del vino en China”.

El número de usuarios de Internet en China crece cada vez más y es un canal de venta importante, sobre todo respecto el sector más joven. En 2020 representó 989 millones usuarios en China y una facturación de 1.888 millones de euros en lo que respecta al vino. El informe indica que “esto se debe en gran medida al desarrollo de las plataformas de compra online, la creciente competencia en la oferta, los cambios en los hábitos de consumo y las mayores exigencias en tiempos de entrega”.

En China el mercado del vino tiene una tendencia decreciente. Así, en los últimos cinco años, la producción, el consumo y la facturación han disminuido. El informe señala que esto ha afectado a las importaciones, indicando además que “si el crecimiento del valor importado en China durante los años 2016-2020 era negativo, con un -6 %, la variación del último año (2019-2020) asciende a un -25 %, lo que parece indicar que la pandemia de la COVID- 19 en el año 2020 ha potenciado la caída”.

Pese a lo anterior, el comercio electrónico de vino se ha fortalecido. Así, “en alimentación y bebidas, el comercio electrónico ha recibido una transferencia de consumo de un 49 % procedente del canal tradicional. Se estima en un 75 % la proporción de consumidores de vino en China que consideran comprar vino online en el futuro”.

Los factores que cita el informe son varios. Uno es que “han surgido nuevas formas de consumo de vino, esto se debe en gran medida a que el canal online ha sabido encontrar una sinergia de mercado en la experiencia que el cliente obtiene en el canal Horeca”. Otro ha sido “el desarrollo de diseños y formatos de envase más funcionales y segmentados, que pueden tener una gran acogida en el mercado de vino online que focaliza las ventas en consumidores esporádicos a domicilio o incluso en restaurantes”.

Por otra parte, el sistema logístico y de comunicación chino se ha desarrollado de forma espectacular, “permitiendo minimizar los costes (mayores márgenes de beneficios y de maniobra en precios) y disminuir los tiempos de entrega”. De esta manera, “el precio final de una botella de vino puede verse reducido en el canal electrónico desde un 29 % hasta un 36 % en comparación con el canal tradicional”, indica el informe.

El trabajo también considera que “el uso generalizado de las redes sociales en China hace que el modelo de negocio de comercio social esté siendo una de las tendencias que llame más la atención a los vendedores y profesionales de marketing, favoreciendo el consumo de vino a domicilio o en restaurante mediante pedido online, y repercutiendo en la inversión en existencias en el canal horca”.

Pero no todo es positivo, aunque la tendencia general de la venta on-line de vino en China si lo sea. El informe cita “el aumento de la sensibilidad que el proceso de compra genera en los precios, la facilidad en la sustitución del producto debido a la gran información a la que está expuesta el consumidor y la dificultad de posicionarse de forma atractiva en las plataformas online por su elevado coste”.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.