Logo Loading

La vendimia 2020/2021, que se ha iniciado en agosto en numerosas denominaciones de origen, se presenta adelantada en muchas y con buenas perspectivas. En ella se está haciendo un esfuerzo extraordinario contra el Covid-19, extremándose las medidas de prevención e higiene.

La D.O.P. Jumilla, que inició su vendimia dos semanas antes de los previsto y donde se espera que se generalice en septiembre y finalice en noviembre, se estima que tendrá una producción de uva similar a la de la campaña pasada, con perspectivas en torno a un 15% más de rendimiento que en 2019 y con una valoración excelente de la calidad.

Como en todo el sector, en esta denominación se han realizado esfuerzos extraordinarios contra el Covid-19 y se extreman las medidas de prevención e higiene, para evitar contagios y lograr que la actividad se desarrolle con la máxima seguridad para los trabajadores del campo y de las bodegas. Todo ello dentro de la mayor normalidad que esta situación excepcional permite.

En la D.O. Rías Baixas, según el informe “Estimación de Cosecha 2020”, presentado a finales de julio en el Pleno del Consejo Regulador, se calcula una recogida en 2020 de 37,5 millones de kilos de uva para la presente campaña, un 15% más que en la cosecha de 2019. En cuanto a la fecha de inicio de los trabajos, en principio se prevé en la primera quincena de septiembre.

La Denominación de Origen Somontano inició su vendimia el 11 de agosto y abrió la campaña de la variedad blanca Gewürztraminer diez días antes del calendario habitual en dicha denominación. La campaña ha estado marcada por un año climatológico caracterizado por las abundantes precipitaciones, que han significado un 40% más de lluvia que en un año normal. Se espera concluir en las fechas habituales de fin de vendimia, en torno a las primeras semanas de octubre.

En Somontano se calcula que se recogerán entre quince y quince millones y medio de kilos de uva, lo que supone en torno a un 25% menos que el año pasado, año en el que se registró una de las cosechas más cuantiosas de la historia de la Denominación. La alta cifra de 2019, sumada a los daños ocasionados por el pedrisco sufrido en una amplia zona, heladas primaverales puntuales y las consecuencias de las abundantes lluvias, que han favorecido el corrimiento fisiológico de la flor en algunas variedades de uva, son las causas de la reducción de la cosecha.

La Denominación de Origen Alicante ha iniciado su vendimia el pasado 4 de agosto en la demarcación histórica de “Alicante”, en el parque natural de La Mata y Torrevieja. Pocos días después se comenzaron a recoger otras variedades y la semana del 20 de agosto se generalizó por toda la denominación para la uva blanca. Para la destinada a la producción de tintos habrá que esperar a principios de septiembre.

Se espera que la campaña aporte una producción normal, que rondaría los 35 millones de kilos de uva. El año pasado entraron en las 42 bodegas certificadas poco más de 32 millones, un 5,26% más que el anterior, y este año puede que el incremento sea similar. Una producción que se considera estable en la zona protegida.

Este año la cosecha ha venido precedida por una muy buena maduración y sanidad, así como por un excelente vigor en las plantas, que recibieron eficaces lluvias en invierno y primavera. Dentro de esta tónica, la vendimia ha arrancado con un episodio de granizo el jueves 13 en la zona Sax-Villena, algo que es la gran amenaza de los últimos años, como ocurrió en el episodio de DANA del año pasado en la Vega Baja alicantina.

En la D.O. Navarra la vendimia comenzó el 21 de agosto, una de las fechas más tempranas de la historia, con nueve días de adelanto respecto a la campaña del año pasado. En esta Denominación se prevé recoger cerca de 76 millones de kilos de uva, un 35% más que en 2019, año en el que fue especialmente reducida

La precocidad de la presente vendimia se ha producido por un adelanto en la fecha de brote de la viña, motivada por un final del invierno e inicio de la primavera inusualmente cálidos.

La vendimia en la D.O. Valdeorras comenzó esta semana. Las primeras bodegas amparadas bajo el sello de calidad del Consello Regulador que comenzaron con las tareas de vendimia fueron Godeval y Valdesil.

El presidente del Consejo Regulador, José Luis García Pando, espera que la “cosecha sea, un año más, óptima tanto en cantidad como en calidad de la uva, porque el estado fitosanitario de las vides es muy bueno”. En este sentido, la previsión es que se pueda superar “los seis millones de kilos de uva recogidos” en una campaña que durará “entre seis y ocho semanas”.

Desde el Consejo Regulador de Valdeorras se insta a bodegueros y viticultores a estar vigilantes y cumplir los diferentes protocolos que las autoridades sanitarias dictaminen en relación a la realización de trabajos agrarios, para “garantir la seguridad y salud de todas las personas que realicen tareas de recogida y procesado de la uva”.

En D.O. Penedès la vendimia se adelantó y comenzó la primera semana del mes de agosto. El director de dicha denominación, Francesc Olivella, ha puesto en relieve la firmeza de las bodegas del Penedès que, a pesar de no ser un año muy fácil –a causa de la situación generada por la incertidumbre de la COVID19 y la afectación del mildiu–, han destinado todos sus esfuerzos para revertir la situación y mantener la calidad y la excelencia que caracteriza a los vinos, “Durante todos estos meses, viticultores y elaboradores no han bajado la guardia y han continuado trabajando firmemente para obtener frutos óptimos que nos permitirán seguir elaborando vinos Penedès de alto nivel”.

 

 

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.