Logo Loading

Unión de Uniones considera un desacierto la carta remitida por algunos ministros de Medio Ambiente de la UE instando a la Comisión a una acción climática ambiciosa para acelerar la reducción de emisiones en todos los sectores, cuando la agricultura europea clama por un respiro en las exigencias ambientales que se le imponen.

La vicepresidenta Tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha firmado en nombre del Estado español; junto con sus homólogos de Alemania, Francia, Portugal, Dinamarca, Austria, Países Bajos, Finlandia, Luxemburgo, Irlanda y Bulgaria, un escrito demandando a al Ejecutivo comunitario acciones concretas y ambiciosas con la vista puesta en el acuerdo de la COP28 para acelerar la reducción de emisiones hasta alcanzar el nivel cero en 2050. Según los ministros que suscriben el documento, hay que enviar una fuerte señal política que afirme que la UE dará el ejemplo para convencer a otros grandes emisores de que sigan la misma senda. Se pide también, la implementación adecuada del paquete legislativo “Objetivo 55”, que afecta entre otros sectores a las emisiones agrícolas y ganaderas; así como la eliminación gradual de los combustibles fósiles. “A ver quién lo entiende: por un lado, el ministro Planas diciendo que estemos tranquilos que se va a mantener el gasóleo agrícola y por otro lado la vicepresidenta mandando cartas a la Comisión para que se acaben los combustibles fósiles cuanto antes” recriminan desde Unión de Uniones.

La organización se muestra preocupada por el nivel de desconexión de la ministra Teresa Ribera, y del resto de los firmantes, de la realidad que atraviesan los sectores económicos españoles y europeos y, en particular, la agricultura. “Es sorprendente que países como Alemania y Francia, con las carreteras colapsadas por los tractores, no estén entendiendo el mensaje que sus agricultores les están enviando”, señalan desde la organización, que también ha convocado un tractorada que, partiendo de diversos puntos de España se concentrará el 21 de febrero frente al Ministerio de Agricultura “aunque Ribera tiene también méritos de sobra para haberla montado en su Ministerio”.

Unión de Uniones apunta que, entre los muchos motivos para la convocatoria de la tractorada del 21F compartidos con los agricultores europeos, está la presión medioambiental desproporcionada a la que se está sometiendo al sector agrario porque “ya tenemos las normas más restrictivas del mundo en uso de fertilizantes, fitosanitarios, agua y productos veterinarios y las prácticas ambientales más comprometidas”. La organización considera que es pecar de ingenuidad, aumentar el grado de ambición climática de la UE para ser el ejemplo en el que se miren China, India o Rusia.  “Todo lo contrario, la experiencia demuestra que lo que hacen nuestros competidores es aprovecharse de cada pérdida de potencial productivo y de competitividad en la que se traduce cada nueva exigencia”, señala.

Unión de Uniones reafirma que los agricultores y ganaderos europeos han acreditado sobre el terreno sus esfuerzos para contribuir a la conservación de los recursos, el entorno, la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático, pero los responsables políticos deben ser conscientes de que la ambición ambiental se equilibra con la realidad económica y social y no imponerse de forma traumática. “Desde Unión de Uniones se lo vamos a decir con claridad el 21 de febrero, con nuestros tractores en las carreteras y las calles”, concluyen.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *