Logo Loading

El secretario general de UPA ha pedido el pasado 18 de marzo al ministro de Agricultura una reflexión profunda sobre los efectos que está provocando el decreto de convergencia de la PAC en determinados territorios y sectores. Lorenzo Ramos ha señalado que las reformas “deben servir para corregir, y no para crear desequilibrios”, y ha valorado positivamente la disposición de Luis Planas a resolver esos efectos perniciosos.

UPA ha defendido que la PAC, tanto en este periodo de transición, como cuando entre en vigor la futura en 2023 y hasta 2027, debe servir para apoyar a los agricultores y ganaderos que de verdad lo necesitan. “La PAC debe favorecer a la agricultura y la ganadería familiar y no castigar a nadie”, ha señalado el responsable de UPA.

Esta organización defiende que, frente a una correcta definición de los ecoesquemas, de la regionalización y de la figura del agricultor genuino, la clave de la próxima PAC será el establecimiento de una ayuda redistributiva que se financie con lo obtenido de recortar ayudas a los grades perceptores, pero también con un presupuesto específico.

Sobre las movilizaciones convocadas para los próximos días en Andalucía, Lorenzo Ramos ha explicado que los agricultores y ganaderos no se movilizan por gusto, sino por necesidad y de forma perfectamente legítima. Una labor de reivindicación que debe complementarse con un ejercicio de negociación y de diálogo como el que hemos llevado a cabo y que continuará en las próximas semanas.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.