Logo Loading

Don Fadrique se eleva orgullosa a la salida de Alba de Tormes, camino de Salamanca, entre la sierra de Béjar y Gredos, mirando hacia su torreón medieval. Un edificio castellano de gran presencia nos invita a conocer su interior, y allí sorprende su señorío, sus 22 habitaciones, singulares, acogedoras y, sobre todo, la humanidad de los dos hermanos que gestionan este hotel gastronómico.

Con el más actual concepto de km 0, Nicolás y Manuel Sánchez Monge lo habían demostrado casi todo, pero aquí dan el do de pecho y epatan de principio a fin, desde la vajilla, realizada por un alfarero de la zona con cada plato diferente. Y son capaces de dar dos menús de 10 o 12 platos sin repetir ninguno y aún, en el desayuno, sorprender.

Del continente al contenido: explosión de sabores con recetas de impecable factura. Producto de primera calidad tratado con imaginación y eficacia. Ningún alarde a técnicas innombrables para el consumidor medio, pero sofisticado trato al producto que produce en el paladar una armonía impecable. Cualquiera de los dos menús que tuvimos el privilegio de disfrutar: El sabor de la memoria, e Instinto, ocupará en mi lista de recomendaciones uno de los primeros lugares. Su generosidad en el trato se traslada a cada cosa que ocurre, desde que llegas hasta que te vas. Los panes hechos en su horno a la vista, el champagne con el que te reciben en la habitación y las tablas interminables de embutidos, personalizados, que evocan su tierra. Sus vinos, también de viñedos propios, están realizados con impecable franqueza, en la zona de Toro, tan cercana a su casa; sin embargo, también disponen de una preciosa bodega vista, con mas de 400 referencias, que ofrece diversidad de zonas y precios, a cualquiera que quiera pasarse, aunque sea, a tomar un aperitivo.

A don Fadrique hay que ir sin motivo, sin excusa, la capacidad de trabajo de la familia les permite llegar a todo: celebraciones, grandes reuniones o pequeños grupos, comer o cenar en pareja sin que ninguna de las otras presencias se note apenas. Ellos lo dan y te lo dan todo.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.