Logo Loading

La OMT declara que los empleadores del turismo en todo el mundo están a la cabeza en el apoyo a los trabajadores y la ayuda a las comunidades en las que operan, según un estudio llevado a cabo sobre la respuesta del sector al COVID-19.

Según un estudio elaborado por el Comité Mundial de Ética del Turismo (órgano subsidiario de la OMT) tras estudiar las medidas adoptadas por signatarios del Compromiso del sector privado con el Código Ético Mundial para el Turismo en 25 países, y a pesar de que se ha despedido a personal, los empleadores del sector están redoblando su apoyo a los trabajadores y las comunidades.

El presidente del Comité, Pascal Lamy, explico que “es evidente que el compromiso del sector va más allá de acciones simbólicas de responsabilidad social corporativa. Los signatarios del Código, aunque duramente golpeados por la crisis, al igual que sus colegas del sector turístico, han demostrado que de verdad se preocupan por las sociedades en las que operan a la vez que luchan por mantener sus empresas a flote”.

En este sentido, el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, respalda la iniciativa del sector turístico y apremia la vez a los gobiernos a trabajar con

los empleadores privados para salvaguardar el empleo y los medios de sustento “los gobiernos no deberían eliminar los recursos asignados ya al turismo en sus presupuestos para 2020. Las administraciones turísticas tienen además que comunicar al público en general lo que está haciendo el sector por la sociedad en estos tiempos difíciles”, ha manifestado.

Solidaridad con los trabajadores del turismo y las comunidades

La encuesta constató que muchas empresas están prestando apoyo psicológico 24-horas a sus empleados, a la vez que mantienen sus seguros médicos y ponen a su disposición plataformas con vídeos motivacionales, actualizaciones médicas y formación. Muchos están ofreciendo también alojamiento gratuito y comida al personal internacional que se ha quedado fuera de su país y a sus familias. Se han hecho donativos monetarios a ayuntamientos, familias desfavorecidas y comunidades rurales, y se han enviado alimentos y suministros a los trabajadores esenciales y a los grupos vulnerables.

Los hoteles han donado miles de noches gratuitas al personal sanitario para sus vacaciones y han permanecido abiertos para ellos y para los pacientes de COVID19 cuando ha sido preciso. Los guías han ofrecido visitas virtuales para las contribuciones voluntarias donadas a hospitales, y las empresas de transporte han ofrecido sus canales para traer equipos de emergencia indispensables para salvar vidas. También se han creado plataformas de voluntarios para crear préstamos para jóvenes. Grupos virtuales de solidaridad han reunido a cientos de agentes de viaje con múltiples empleos para intercambiar bienes y apoyar sus medios de sustento.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.