Logo Loading

OIVE y FIVIN llevan a cabo una serie de cursos de formación dirigidos a futuros profesionales de la hostelería y la restauración para educar y transmitir los valores de nuestra cultura vitivinícola y mediterránea.

Ciencia y vino se unen para concienciar sobre un consumo moderado y responsable y lo hacen a través de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN), en colaboración con la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), con una serie de acciones formativas, iniciadas en el año 2021, para educar y transmitir los valores de nuestra cultura vitivinícola y mediterránea a los más jóvenes.

Las formaciones, dirigidas por miembros de la Asesoría Científica de FIVIN, en los distintos centros académicos relacionados con la restauración, la gastronomía, la sumillería y el turismo, tienen como objetivo explicar a los futuros profesionales el compromiso del sector vitivinícola por la promoción del consumo siempre moderado y los beneficios que aporta a la salud, siempre apoyados por la evidencia científica.

En lo que va de año, se han impartido formaciones en Valencia (Mediterráneo Culinary Center y el Congreso de Estudiantes de Farmacia de la Universidad de Valencia), Galicia (Escuela de Hostelería de Galicia) y Girona (Escuela de Hostelería de Girona), y de cara a los próximos meses llegarán a la Escuela Hostelería JOVIAT de Manresa, la Escuela de Hostelería de La Rioja, el Centro universitario de Referencia de Turismo, Hotelería y Gastronomía CETT-UB, la Escuela de Hostelería de Sevilla y la Escuela de Hostelería Benahavís de Málaga.

Estas acciones se desarrollan dentro del convenio de colaboración entre ambas organizaciones que entre sus objetivos marcados se encuentra la defensa de una comunicación, siempre desde el rigor científico, sobre los beneficios del consumo moderado de vino y sobre los riesgos sociales y de salud que produce un consumo excesivo. El vino es un alimento más dentro de la Dieta Mediterránea que, tomándolo con moderación, y acompañando las comidas, presenta beneficios para el organismo. Su consumo siempre se ha ligado a la gastronomía y a su disfrute pausado, como única forma de poder apreciar todos los matices que cada copa de vino ofrece.

No obstante, cabe recordar que, aunque numerosos estudios han demostrado los beneficios para la salud del consumo moderado de vino, FIVIN y la mayoría de los investigadores advierten de que no es suficiente motivo para que alguien que no bebe comience a hacerlo por motivos de salud. Cualquier estudio sobre el vino y la salud no reemplaza el consejo médico de un profesional.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.