Logo Loading

Mercados del Vino y la Distribución ha entrevistado en exclusiva a Sara Norrell directora y VP – surtido, compras y cadena de suministro – de Systembolaget  y ponente en la WineFuture 2021.

MVD. ¿Cuáles son los principales objetivos que debe plantearse el negocio del vino en los próximos tres años?

– Minimizar el impacto climático en toda la cadena de suministro. Tener el coraje de cuestionarse el uso de las pesadas botellas, desarrollando nuevos envases que vayan más allá de las actuales botellas de vidrio.

– El alcohol y el impacto social del alcohol en forma de vino no es como el de cualquier otro alimento. Formar parte de la minimización de los efectos nocivos del alcohol para las personas, las familias y la sociedad. Adoptar un enfoque cuidadoso y responsable  a la hora de comercializar el vino y otras bebidas alcohólicas, teniendo en cuenta lo que sucedió con la industria tabacalera.

– Total transparencia respecto a dónde y cómo se ha elaborado un producto y con qué está hecho. Esto es lo que el consumidor en el futuro esperará de los productores, incluyendo los etiquetados nutricional y de ingredientes completos.

MVD. ¿Qué cambios en la distribución del vino deben anticiparse debido a Covid-19?

– El on-line ha crecido y seguirá creciendo. Además, la población mayor también ha aprendido a comprar así y disfrutar de esta comodidad.

– La distribución y el transporte están bajo presión en lo que respecta a los márgenes. Necesitamos librarnos de antiguallas e invertir en nuevas formas de trabajar y nuevos vehículos. La calidad y la sostenibilidad se tienen que enfocar mediante la asociación y no del precio más bajo, de manera que todos los de la cadena de suministro puedan obtener un rendimiento y un margen razonables.

– Las ubicaciones de las tiendas se verán afectadas cuando trabajemos y compremos más cerca de casa.

MVD. ¿Cómo adaptarán los consumidores de vino sus preferencias y hábitos en 2021?

– Las compras on-line y las compras físicas más cercanas a casa seguirán aumentando en la medida que disminuyan los desplazamientos al centro de las ciudades.

– Los consumidores aprecian cada vez más los productos locales. Suecia es un productor muy pequeño de vino (aunque las plantaciones y la calidad están aumentando) pero el interés y número de cervecerías artesanales locales están creciendo constantemente.

– Envases menos grandes, ir a envases más pequeños. Cajas más pequeñas y de mayor calidad: 1,5 y 2 litros.

– Premiumización, no salir a restaurantes como antes significa que el consumidor puede gastar más en casa.

– El “puedo hacerlo yo mismo”, es hora de experimentar y también la oportunidad de probar nuevos orígenes y países cuando no tienes que jugar de forma segura al entretener a mucha gente en casa.

– Generaciones jóvenes bebiendo menos –flexidrinkers– con o sin alcohol. La fiesta no significa que tengas que beber alcohol.

– Algunas personas beben lo mismo que antes de la pandemia, otras menos y otras más. En general, parece ser un consumo total bastante estable a nivel social, pero simultáneamente hay una polarización de una parte de la población que bebe más, con el riesgo asociado de un aumento en los daños relacionados con el alcohol, el consumo de riesgo y, en última instancia, la dependencia del alcohol. Esto es algo que todos deberíamos tener en mente y hacer todo lo posible para aliviarlo.

MVD. ¿Qué países evolucionarán más en su volumen y / o patrones de consumo de vino?

Los consumidores están cada vez más informados, más interesados ​​en lo que beben y en saber más. Como minoristas, debemos continuar brindando conocimiento sobre los productos, de dónde provienen, cómo se produjeron y cómo combinarlos con alimentos y bebidas. Existe una apertura e interés en probar nuevos productos de nuevos orígenes, ya sea de países menos conocidos o con orígenes menos conocidos dentro de los países conocidos.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.