Logo Loading

Mercados del Vino y la Distribución ha entrevistado en exclusiva a Martín Reyes, presidente y fundador de Reyes Wine Group LLC y ponente en la WineFuture 2021.

MVD. ¿Cuáles son los principales objetivos que debe plantearse el negocio del vino en los próximos tres años?

Martín Reyes (M.R.). Uno de los principales objetivos sería aprender a prosperar en la era de la interrupción continua. Por ejemplo, desarrollar formas legítimas de realizar negocios en toda la cadena de suministro en un mundo que se ha acostumbrado al compromiso virtual.

¿Cómo nos enfrentaremos a ese desafío, mientras estamos cargados con un producto profundamente experiencial? La degustación y la convivencia son esenciales para el disfrute y la retención: el vino nunca se puede virtualizar por completo.

El vino es una extensión de la humanidad, la cultura y la narración. Los agentes que protegen las características más hermosas del vino deben manejar las transiciones de una industria que se ha lanzado hacia el espacio digital sin perder su alma. Además, el consumo está siendo impulsado cada vez más por nuevas heurísticas de compra, como la ética y la variedad, en lugar de simplemente la calidad y el estilo de vida.

MVD. ¿Qué cambios en la distribución del vino se deben anticipar debido al Covid-19?

M.R. Una responsabilidad cada vez mayor para abordar el tema de la huella de carbono, pero no solo en lo que respecta a los viñedos, si no en el ciclo de vida completo del vino. Habrá una mayor demanda por parte de los consumidores de vinos más sensibles con la sostenibilidad. Además, debemos estar preparados para posibles consolidaciones a medida que la industria emerja de la sombra de COVID; Los canales de distribución más pequeños o menos estables pueden tener dificultades, ya que las presiones por la eficiencia y las mayores medidas transversales sacuden una industria ya de por sí limitada. Otro cambio puede ser la necesidad de evolucionar en la logística y en los procedimientos operativos a medida que la industria va hacia una mayor variedad de envases (pensando fuera de las cajas de 12 botellas y palets). Agilidad será el nombre del juego, ya que estos y otros efectos disruptivos continúan/se superponen con COVID-19.

MVD. ¿Cómo adaptarán los consumidores de vino sus preferencias y hábitos en 2021?

M.R. El conjunto competitivo se ha expandido. El impulso hacia el cruce se está acelerando en dos niveles, no solo “cruzando” a otras bebidas (vino a la sidra, cerveza a las bebidas gaseosas), sino bebidas cruzadas e “infundidas” en sí mismas. Las líneas de preferencias se vuelven cada vez más difusas. También esperamos una presión a la baja temporal sobre los hábitos de “premiumización”, ya que los vinos finos y de lujo experimentan una disminución de la demanda este año. Los temas de sostenibilidad serán parte de los patrones de compra/decisiones de compra. Los clientes comprometidos esperarán más contenido en vivo para tomar decisiones, requiriendo acceso a enólogos, etc. y también esperarán un alcance de la bodega a un ritmo más activo.

El muro entre el productor y el bebedor se volverá más poroso, ya que un mayor acceso (y un diálogo bidireccional) con la producción y la cadena de suministro del vino se convertirá en norma. En relación con esto, las conversaciones desarrollarán una nueva corriente subterránea: el aumento de los consumidores que valoran la equidad social y de género, la inclusión y la sostenibilidad. Si bien las consideraciones éticas nunca serán los puntos de decisión primarios de una compra de vino, sí pueden influir potencialmente en los patrones de compra y las relaciones a largo plazo (como ya lo hacen con otros productos). Esto no debería sorprender al comercio; Hemos construido el aura del disfrute del vino como algo cada vez más “significativo” con nociones poéticas de sintonía natural, intervención mínima, intención del enólogo y las virtudes de la paciencia y el tiempo (variación de la vendimia, arcos de maduración). Si es o no apropiado “votar con el bolsillo” no es el problema. Creemos que vale la pena prepararse para este escenario.

MVD. ¿Qué países evolucionarán más en su volumen y / o patrones de consumo de vino?

M.R. México es un país que parece tener los ingredientes adecuados para un crecimiento potencialmente explosivo en el consumo de vino: una estrecha afinidad cultural por las relaciones, la familia y la fiesta; una industria de producción de vino nacional cada vez más orientada a la calidad y educada, junto con una creciente somme culture muy fuerte en la red, inversiones muy potentes de organizaciones internacionales y locales, así como de las organizaciones de comercio del vino. Además, este impulso de múltiples capas está conducido por un grupo demográfico joven, que tiene una sed persistente de conocimiento y un nuevo compromiso. Este es un país a tener en cuenta si pueden escalar la infraestructura para soportarlo todo.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.