Logo Loading

El mercado del vino en Serbia ofrece buenas perspectivas para el vino español, pero también un futuro algo incierto, debido a la previsible recuperación y mejora de calidad de los vinos serbios, según el ICEX

Las importaciones serbias de vino llevan un ritmo claramente ascendente en los últimos años. La compras en el país crecieron desde los desde los 22,841 millones de euros de 2017 a los 32,222  millones de euros de 2021, con muy leves altibajos. La cuota española en ese total fue mas irregular y solo en 2020 llego al millón de euros (1,008M€); la cifra mas baja se dio en 2017 (0,381M€) y en 2021 fue de 0,825M€), según el informe El mercado del vino en Serbia, de 9 de mayo de 2022, realizado por Carlos Rodríguez Arias, supervisado por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Belgrado y publicado por el ICEX.

España ocupa el sexto lugar como proveedor de vino, después de Macedonia del Norte, Francia, Montenegro, Italia y Croacia, pero este ranking induce a error, ya que los proveedores balcánicos aportan vinos baratos que compiten poco directamente con los españoles. Así, en el segmento de los vinos de calidad España ocupa el tercer lugar, pero muy por detrás de Francia (5,917M€) e Italia (3,775M€).

El informe considera a este respecto que “si hay que hablar de una competencia directa para los vinos españoles, estos serían los franceses y los italianos, al resultar complicado competir en precio con aquellos vinos procedentes de Macedonia y Montenegro. No obstante, cualquier bodega española, en función de su posición particular, deberá tener en cuenta la tendencia hacía la producción de vinos de mayor calidad tanto en Serbia como en la región de los Balcanes, proceso que previsiblemente desplazará etiquetas internacionales de calidad por vinos regionales en los próximos años”. Ahora bien, el informe también indica que la buena relación calidad precio de los vinos españoles en Serbia les da mejores perspectivas que a sus competidores frente al proceso de mejora de los vinos balcánicos y serbios.

Sobre las tendencias generales, el ICEX afirma que “el consumo de vino en Serbia viene registrando un crecimiento sostenido en los últimos años tanto en ventas como en valor, gracias a un mayor conocimiento y apreciación del vino como producto. Ese paulatino desarrollo de la cultura del vino está trasladando la demanda hacía productos de mayor calidad. El consumidor serbio empieza a interesarse por el tipo de vino, por su procedencia y por la historia y/o origen de la bodega”. En cuanto a la comercialización, señala que “es en el canal on-trade donde se genera más de tres cuartos (76 %) del valor total de consumo de vino en Serbia”.

El informe concluye diciendo que “Serbia es sin dudarlo, un mercado con un sector vitivinícola muy atractivo y con múltiples oportunidades de negocio para las bodegas españolas”. Apunta como motivos el previsible aumento de la demanda de vino en los próximos años; la modernización del sector, “en pleno proceso de convergencia con los estándares europeos”, lo que generará otra serie de oportunidades, entre las que destaca “la asesoría, la transferencia de conocimiento o el equipamiento tecnológico y/o de producción para las bodegas serbias”. Y, finalmente, que España ofrezca vinos de excelente calidad a precios muy competitivos, lo que, como ya se apuntó, “permitiría amortiguar el previsible desplazamiento de etiquetas internacionales por regionales en el mercado local y por otra parte ganar cuota de mercado a bodegas italianas, francesas y demás competidores internacionales en calidad dado que cuentan por lo general con precios más elevados que los productos españoles. No obstante, para conseguirlo es necesaria una inversión en la promoción del vino en el mercado acostumbrado a las agresivas campañas de promoción de las bodegas italianas”.

 

 

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.