Logo Loading

Mientras la DO Valdepeñas se muere, su presidente tira balones fuera. Las discrepancias entre los miembros del Consejo y de la Denominación de Origen, las acusaciones sobre el supuesto fraude al consumidor que hay por parte de algunos de los miembros de la misma y los agricultores amenazando  con abandonar la Denominación de Origen si la crisis no se soluciona ponen a la misma en un difícil camino que puede no tener retorno. En contra de lo que propone el Ministerio de Agricultura, reducir la producción en esta cosecha a consecuencia de la poca venta de vino que han tenido las bodegas por el confinamiento a causa del COVID-19, la DO Valdepeñas quiere incrementar su rendimiento máximo un 10% sobre lo establecido en el pliego de condiciones, que es 7.500 para una hectárea de uva tinta y 8.000 para una hectárea de uva blanca, así como otro 10% que se destinaría a la elaboración de vino no amparado. Esta petición fue solicitada por ASEVOVALDEPEÑAS y Maestros Bodegueros y será debatida en la Junta Directiva que el presidente a convocado para este viernes.

Una Junta Directiva en la que solo se tratará este tema, ya que el Ministerio está esperando una respuesta de todas las Denominaciones de Origen. Martín justifica esta petición en tres cuestiones: “la primera, que necesitamos materia prima para abastecer los mercados a futuro; en segundo lugar, las bodegas de Valdepeñas han incrementado sus ventas (en un 30%) durante el COVID19 y no tienen grandes cantidades de vino en stock y, por último, porqué si no aumentan la producción se tendrían que descalificar muchos viñedos”. Jesús Martín continúa comentando que no admitir esta petición pondría en riesgo la producción que van a necesitar en poco plazo y esto le puede suponer a un agricultor o verse en la calle por descalificar hectáreas o conseguir entre 5.000 y 18.000 euros menos.

Sin embargo, la cuestión a día de hoy, no es si se va a aprobar esta medida, sino si se celebrará la Junta Directiva, ya que la anterior no se pudo realizar por falta de cuórum.

Así están las cosas en la DO Valdepeñas. Un presidente que, según ha manifestado en rueda de prensa, pone su cargo a disposición del Consejo, el cual para decidir algo en primer lugar tendrá que asistir a una segunda Junta, que se celebrará de aquí a dos meses. Jesús Martín fue elegido en 2016 y a día de hoy recuerdo que “los que piden mi dimisión no se presentaron a la última Junta, en la que iba este tema en el orden del día”. Sin embargo, a la pregunta por parte de Mercados del Vino de por qué no dimitía, contestó que no es el momento para salir corriendo ya que, dada la situación, eso podría significar el fin de la DO.

Posible fraude a los consumidores

Sobre el contencioso sobre un posible fraude por venta de falsos vinos de crianza o reserva parte de algunos asociados, Martín afirmó que “todo el vino que se comercializa en Valdepeñas con una contraetiqueta puesta por el Consejo Regulador es vino de Valdepeñas”, añadiendo que “si algún operador u operadores falsifican las etiquetas, pues es problema de ellos y que se atengan a las consecuencias, pero el vino es Vino de Valdepeñas. Se expiden las contraetiquetas siguiendo los protocolos”. Estás palabras del presidente de la DO hacen referencia a la filtración a medios de comunicación de un informe realizado por el secretario de la Asociación Interprofesional de la DO Valdepeñas, Juan Manuel Cruz, en el que se señala que hay indicios de que vinos que se han vendido como crianzas o reservas son vinos del año. Un tema que, como podría afectar a vinos vendidos en toda España, está en manos de la Audiencia Nacional. Se trata de acusaciones en las que están implicadas dos de las bodegas más importantes de la zona.

En 2018, el presidente de la DO trasladó a la Consejería de Agricultura indicios de fraude para que se investigaran y, a partir de estas denuncias, se generaron tres expedientes a tres operadores y otros más se produjeron en el año 2019.

Deja tuComment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *