Logo Loading

La Guía Proensa llega a su vigésima edición anual con su inicial filosofía de rigor en la selección de los mejores vinos de España. Guía de autor único, basada exclusivamente en la calidad, sin excusas ni parapetos, y en el criterio independiente de Andrés Proensa, periodista dedicado a la información vinícola desde hace cuatro décadas. La Guía estará disponibles a partir del 14 de diciembre.

La Guía Proensa responde al criterio de su autor de seleccionar los mejores vinos y de ponerles cara, de contar la peripecia y la anécdota de los creadores de cada uno de los vinos. Convencido de que el vino va más allá de ser un producto industrial, quiere mostrar el factor humano, que marca en gran medida el carácter y hasta la calidad de los vinos.

Proensa fue pionero en contar el vino más allá el simple dato estadístico, numérico o técnico para ofrecer una información que el lector sea capaz de llevar a una conversación en torno a una copa de buen vino. Ya con la Guía Proensa, fue el primero en aplicar una calificación centesimal.

La Guía Proensa incluye exclusivamente los vinos que alcanzan y superan los 90 puntos sobre 100, los que el cronista vinícola califica como “vinos extraordinarios”. Dentro de esa categoría excepcional hay un subgrupo, los calificados con 98, 99 y 100 puntos, que llama “vinos emocionantes, porque son los que me levantan la ceja y a veces hasta el ánimo, los vinos con la exigencia máxima, no sólo en la cosecha en curso sino también en las siguientes, porque quiero que mis apuestas sean seguras.”

En esta vigésima edición sólo aparece un vino con el máximo de 100 puntos. “La culpa es de la calidad creciente de los vinos, que me obliga a intensificar la exigencia para que la guía no se desborde. Eso explica que haya vinos de la misma cosecha que tienen calificaciones algo más bajas este año que en la edición anterior. Eso y que en un año pasan cosas dentro de la botella, a veces no del todo buenas. Como tengo fama de borde, no me importa ponerme muy estrecho con las calificaciones. Este año a Torre Muga ’16 no ha habido forma de meterle mano para restarle al menos un punto”.

Prueba de esa dificultad, y de que tal vez el autor no sea tan borde, es la gran cantidad de vinos capaces de emocionarle: nada menos que 41 vinos con 99 puntos (“más de uno con 99 y medio”, apunta Proensa) y 28 en el tercer escalón de un podio espectacular en una guía que “no pretende ser ni una biblia ni un vademécum, sino una referencia, no infalible, que ayude al consumidor a elegir en una oferta de vinos que se parece cada vez más a una selva, con su belleza y con sus peligros, trampas y emboscadas incluidas”.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.