Logo Loading

A medida que Holanda va saliendo de la crisis provocada por el COVID-19, el patrón de comportamiento anterior a la pandemia de beber menos vino, pensar más en la salud y gastar más por botella, pareciera que se está restableciendo. Esa es la conclusión principal de un reciente informe de Wine Intelligence que firma Richard Halstead.

Como sus vecinos de Alemania y Bélgica, los consumidores de vino holandeses habían ido evolucionando hacia considerar el vino como un producto premium. Durante muchos años, la idea de gastar 5 € o más en una botella de vino en el supermercado se consideraba algo ocasional e inusual. Sin embargo, en los últimos cinco años se produjo un cambio sostenido en los hábitos de consumo de vino y los niveles de gasto fuera de la hostelería experimentaron un aumento constante. Para ocasiones de tipo “informal con comida”, el gasto por botella ha aumentado de € 4.53 a € 5.49 desde 2014, un aumento del 21%. Al mismo tiempo, la frecuencia de consumo y los volúmenes de vino han experimentado una disminución constante. Así, Holanda se ha unido a la tendencia mundial de beber menos, pero beber mejor.

La crisis causada por la pandemia ha modificado ligeramente el comportamiento del consumidor, pero no tanto como podría haberse esperado. Como era de esperar, el consumo en la hostelería se ha desplomado pero gran parte de esa pérdida de volumen se ha desplazado a otros canales, especialmente a la venta  online.

Sin embargo el consumo de vino en el hogar también ha experimentado una pequeña disminución, que se suma a la disminución del volumen total de vino consumido en general. El Informe de Impacto Covid-19 de Wine Intelligence indica que el gasto por botella se ha mantenido, por lo que la tendencia a largo plazo de beber menos y gastar más parecería continuar.

Así, los consumidores de vino holandeses se alinean con las tendencias de otros países. Gracias en parte a una reducción en el arancel a los vinos espumosos, instituido en 2017, en Holanda se ha registrado un aumento en este tipo de vinos, un 12% desde 2015, con el mercado dominado por el Prosecco (55% en volúmen), pero con un aumento del Cava, que ha crecido un 22% desde la aprobación del nuevo arancel.

El vino también compite entre otras bebidas alcohólicas. El conjunto de bebidas consumidas ha cambiado notablemente en los últimos años y la cerveza, el vodka y la ginebra han crecido en importancia desde 2014. En particular, la ginebra se ha disparado del 7% al 20% de incidencia entre los también consumidores de vino. bebedores durante ese período.

Otra tendencia de los bebedores de vino holandeses es su creciente preocupación por los niveles de alcohol. Aquellos que citan el “contenido de alcohol” como una señal de decisión de compra importante o muy importante han aumentado del 22% en 2014 al 31% en 2020. El principal cambio en esta actitud se produce en los consumidores de menos de 35 años, lo que sugiere que esta tendencia se mantendrá durante algún tiempo.

Los efectos a largo plazo de Covid-19 se desconocen, pero los expertos en comercio creen que el canal online seguirá creciendo y también la venta de vino premium.

Deja tuComment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *