Logo Loading

Malcorta estrena nueva imagen con la nueva añada y nueva década. Con motivo del décimo aniversario se cataron dos añadas antiguas que demostraron la gran capacidad de guarda de este vino.

Javier Sanz Viticultor ha presentado la nueva añada 2023 de su afamado vino Malcorta, que este año celebra su décimo aniversario. Desde su primera cosecha en 2013, Malcorta ha sido sinónimo de excelencia y tradición. Para conmemorar esta década de éxitos, el vino estrena una nueva imagen que refleja su calidad y distinción.

Malcorta, elaborado con un clon de la variedad Verdejo, es conocido por su mayor acidez natural, lo que otorga a los vinos complejidad y estructura. Su nombre proviene de la dificultad que esta variedad, común en la zona de Rueda, presentaba para ser vendimiada. Era «malcortada» y, por ello, cayó en desuso hasta que la bodega la recuperó en exclusiva. La añada 2023 destaca por sus aromas cítricos, vegetales y de fruta de hueso, ofreciendo una experiencia sensorial única que promete consolidar aún más la reputación de Malcorta como un vino excepcional.

La nueva imagen de Malcorta ha sido diseñada para capturar la esencia y la historia del vino, destacando la dedicación y el amor por la viticultura que han caracterizado a Javier Sanz desde sus inicios. La etiqueta renovada presenta un diseño de una mariposa donde las alas son hojas de parra, simbolizando el resurgir de esta variedad.

Para celebrar esta ocasión tan especial, Javier Sanz Viticultor organizó una cata exclusiva donde se presentaron, además de la nueva añada 2023, dos añadas antiguas: la 2013, que fue la primera añada de este vino, y la 2019. La añada 2013 resultó ser un vino glicérico, dorado, con tonos ámbar y una complejidad aromática notable. Los aromas primarios de frutas frescas han evolucionado hacia notas más maduras y complejas. Se perciben notas de frutos secos como almendras y avellanas, así como toques de miel y cera de abejas. También hay presencia de notas terciarias, como nuez moscada y un sutil toque oxidativo, que aportan una gran profundidad. En boca, el vino sorprende con una acidez aún presente, lo que mantiene cierta frescura. Con una textura untuosa y un final largo y persistente, demostrando la increíble capacidad de guarda y la sorprendente evolución del vino hacia una mayor complejidad. La añada 2019 sorprendió a los asistentes por su acidez y por cómo aún conserva los aromas primarios, mostrando su potencial para seguir evolucionando en botella.

«Malcorta fue nuestro primer proyecto de recuperación de variedades hace más de 20 años, una apuesta por lo que tenemos en el campo, por el desarrollo de proyectos únicos que reflejen la autenticidad y la expresividad de nuestro terroir,» comentó el propio Javier Sanz. El viticultor de La Seca además gradeció a los asistentes su apoyo a este vino desde que salió al mercado hace 10 años y habló además de otros proyectos que tiene entre manos, como la recuperación de la variedad Cenicienta (una cepa descubierta por él y a la que tuvo que poner nombre porque no estaba catalogada en ningún registro y de la que espera grandes resultados), la Castellana Blanca o la Prieto Picudo Blanca, entre otras.

Mónica Múñoz, presidenta y editora de Mercados del Vino

Malcorta.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *