Logo Loading

El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Agricultura, ha abonado 7,53 millones de euros correspondientes a la anualidad del FEAGA 2022, cuyos pagos finalizaron el 15 de octubre, y que se dirigen al sector del vino en el marco de las medidas del PASVE financiado con el Fondo FEAGA.

De la medida de reestructuración y reconversión de viñedo se han abonado 2,48 millones de euros para subvencionar las actividades de reconversión varietal, reimplantación de viñedos y mejora de las técnicas de gestión de viñedo, así como apoyar la replantación de viñedo cuando se ha producido un arranque obligatorio por motivos sanitarios o fitosanitarios. El objetivo de la ayuda es contribuir a los costes de las operaciones de la reestructuración y reconversión de viñedos y compensar a los viticultores por la pérdida de ingresos derivada de la aplicación de la medida.

Para ayudas a promoción en países terceros se han abonado 3,04 millones de euros, destinadas a las bodegas o agrupaciones de bodegas y cooperativas con el objetivo de ofrecer apoyo a medidas de promoción y publicidad del vino a través de misiones comerciales; misiones inversas para la hospitalidad de importadores, distribuidores y potenciales clientes; campañas publicitarias; promociones en puntos de venta; presentaciones de producto y catas; participación en ferias, estudios de nuevos mercados, etc. Los principales mercados en los que se desarrollan estos programas son Estados Unidos, China, México, Rusia, Suiza y Canadá.

La medida de inversiones en bodegas suma pagos por 1,58 millones de euros para inversiones en instalaciones de transformación, infraestructura vinícola, estructuras e instrumentos de comercialización para la producción o comercialización de los productos vitivinícolas con el objetivo de mejorar el rendimiento global de la empresa; mejorar la adaptación a las demandas del mercado; aumentar la competitividad y mejorar el ahorro de energía, la eficiencia energética global y los procesos sostenibles.

En cuanto a la medida de destilación, se han abonado 427.675 euros para eliminar todos los subproductos de la vinificación como medida para fomentar la calidad de los vinos elaborados, que no puede superar el 10 por ciento del volumen de alcohol contenido en el vino producido. El alcohol que resulte de la destilación a la que se ha concedido ayuda sólo se utilizará con fines industriales o energéticos.

Hasta 2023 la gestión del PASVE se regirá por los reglamentos actuales. Con la entrada en vigor de la nueva PAC, en enero de 2023, el PASVE dejará de ser una medida aislada del resto de la PAC y formará parte del Plan Estratégico como una intervención sectorial más. Con ello, al PASVE se le exigirá también participar en la consecución de los tres objetivos generales de la nueva PAC de impulsar un sector resiliente, de mejorar el medio ambiente y el clima y de reforzar el medio rural.

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.