Logo Loading

La oferta ecoturística de la D.O.Ca. Rioja es uno de los motores de la región y generó en 2021 un impacto económico que se estima superior a los 100 millones de euros (173 millones antes de la pandemia). En 2022 el sector aspira a volver alcanzar la cifra récord de las 860.000 visitas registradas en 2019.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja ha presentado, por cuarto año consecutivo, su ‘Monitor de Enoturismo’, un informe que analiza y cuantifica el desarrollo e impacto de esta actividad en el conjunto de la Denominación.

Tras el muy negativo efecto que tuvo la llegada del COVID-19 en el conjunto del turismo en 2020, las perspectivas para Rioja son ahora más que positivas, ya que los datos correspondientes a 2021 confirman una notable recuperación de la actividad enoturística en la región. De hecho, a pesar de las numerosas restricciones aún vigentes durante el pasado año, las bodegas que conforman la D.O.Ca. Rioja registraron un total de 460.137 visitas, lo que supone un crecimiento del 103,5% respecto a 2020. El dato resalta especialmente en comparación con el del conjunto del sector turístico español, que solo recuperó un 64,4% de su actividad respecto a 2020.

Aún alejada de los registros del año 2019, en el que las bodegas riojanas alcanzaron la cifra récord de 860.000 visitas, la estadística de 2021 aporta varios indicadores en clave de recuperación, como el buen comportamiento de los meses de verano y otoño, que registraron cifras de visitas cercanas a las recibidas en esos mismos meses de 2019. Del mismo modo, la actividad ecoturística de 2021 en Rioja estuvo marcada por una fuerte reactivación del visitante nacional, que pese a las restricciones que seguían vigentes, generó una actividad que se situó en el 68% de la de 2019. Por otro lado, los todavía importantes impedimentos a la movilidad internacional hicieron que la actividad generada por el turista importado en 2021 representase únicamente el 20% del total, cuando en 2019 el dato se situó por encima del 36%. El recorrido para el crecimiento de las visitas internacionales es, por tanto, amplio, si bien las perspectivas son muy positivas dada la gradual normalización que ya se está dando en el ámbito del transporte transfronterizo en 2022.

Ante estos indicadores, las bodegas de la Denominación han depositado grandes expectativas en la Semana Santa y la época estival, momentos vacacionales en los que esperan consolidar los niveles de actividad pre-COVID.

“Los datos registrados durante el pasado ejercicio nos permiten hacer una lectura muy positiva, y es que el enoturismo de Rioja ha mostrado una gran capacidad de recuperación en 2021 gracias al importante esfuerzo de adaptación realizado por las bodegas”, ha afirmado Manuel Romero, socio director de Dinamiza Asesores, consultora especializada en turismo de vino y encargada de confeccionar el monitor para Rioja. “Analizando la tendencia al alza de las vistas y el compartimiento de los turistas, somos optimistas y auguramos que 2022 será un año clave en la recuperación del sector, si las circunstancias lo permiten. En definitiva, las perspectivas para el enoturismo de Rioja son muy buenas”, ha añadido Romero.

Por su parte, Fernando Ezquerro, presidente de la D.O.Ca. Rioja ha destacado que “desde la Denominación apostamos por convertir a Rioja en el destino ecoturístico de referencia a nivel internacional, desarrollando y mejorando la oferta existente. Es más, el desarrollo y potenciación de la actividad ecoturística es uno de los ejes clave de nuestro Plan Estratégico 2021 – 2025, en el que nos marcamos como objetivo superar los 1,2 millones de visitas en el año 2025. Un horizonte en el que, además, esperamos que ya sean 250 las bodegas que ofrezcan servicios ecoturísticos”.

Pese a todas las restricciones y dificultades vividas por el sector, en 2021 la actividad ecoturística en el marco de la D.O.Ca. Rioja generó un impacto económico que se estima en los 103 millones de euros; esta misma magnitud se movía en torno a los 173 millones de euros antes de la pandemia.

“Los datos registrados durante el pasado ejercicio nos permiten hacer una lectura muy positiva, y es que el enoturismo de Rioja ha mostrado una gran capacidad de recuperación en 2021 gracias al importante esfuerzo de adaptación realizado por las bodegas”, ha afirmado Manuel Romero, socio director de Dinamiza Asesores, consultora especializada en turismo de vino y encargada de confeccionar el monitor para Rioja. “Analizando la tendencia al alza de las vistas y el compartimiento de los turistas, somos optimistas y auguramos que 2022 será un año clave en la recuperación del sector, si las circunstancias lo permiten. En definitiva, las perspectivas para el enoturismo de Rioja son muy buenas”, ha añadido Romero.

Por su parte, Fernando Ezquerro, presidente de la D.O.Ca. Rioja ha destacado que “desde la Denominación apostamos por convertir a Rioja en el destino ecoturístico de referencia a nivel internacional, desarrollando y mejorando la oferta existente. Es más, el desarrollo y potenciación de la actividad ecoturística es uno de los ejes clave de nuestro Plan Estratégico 2021 – 2025, en el que nos marcamos como objetivo superar los 1,2 millones de visitas en el año 2025. Un horizonte en el que, además, esperamos que ya sean 250 las bodegas que ofrezcan servicios ecoturísticos”.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.