Logo Loading

El 77% de las bodegas españolas experimentó un crecimiento de su volumen de ventas en el mercado español de vino en 2021 respecto a 2020. Sin embargo, un 19% declara que sus ventas no se recuperaron, según un estudio realizado por la  OIVE.

Según el informe “Estudio de la evolución de los canales de venta de vino en España de junio de 2022”, encargado por la Interprofesional de Vino de España (OIVE) y elaborado por OeMv y Wine Intelligence. Las bodegas españolas son optimistas frente al futuro. Además, se confirma la recuperación de las ventas de las bodegas en España, ya que en 2020 habían descendido un 17,8% en volumen y en 2021 crecieron un 14% respecto al año anterior.

Otro dato del estudio es la recuperación del canal Horeca a niveles pre-pandémicos en 2021. Por otra parte, la venta directa, aunque baja en 2021, es superior a la que se produjo en 2019.

Las bodegas que más sufrieron la caída de ventas durante la pandemia fueron las pequeñas, ya que, según el estudio, su penetración en el canal de alimentación es más baja que el de las bodegas medianas y grandes. Sin embargo, son las que mostraron una mayor recuperación tanto en valor como en volumen, seguida por las medianas.

Para las bodegas grandes el hipermercado y supermercado sigue siendo el canal más importante, bastante más que en 2019.

Por tipo de vino, el estudio señala que los vinos espumosos y los tranquilos con D.O. fueron los que mejor se recuperaron del año del Covid, un año que afectó a todos los tipos de vino.

En cuanto a precio, todos los vinos experimentaron una recuperación, aunque los de menos de 2€ no crecieron tanto como otros rangos, que se recuperaron a dos cifras. Los que más crecieron fueron los vinos de 15€ a 24,99€ PVP.

Prioridades para las bodegas

▪ Importancia futura de canales: Las bodegas destacan mayoritariamente la importancia futura de la venta directa, tanto en tienda física como online, aunque con menos entusiasmo que cuando preguntamos en 2021. Se recupera la confianza en la importancia de bares y restaurantes en el futuro.

▪ Preocupaciones: Las bodegas están más preocupadas por la crisis económica, las guerras comerciales y los aumentos de impuestos o precios mínimos que en 2021, mientras que están ahora menos preocupadas por los efectos puramente del Covid y la competencia de otras bebidas alcohólicas. Las bodegas grandes están, por lo general, más preocupadas por las guerras comerciales, las políticas sanitarias o la baja rentabilidad de la industria del vino.

▪ Oportunidades: Las bodegas son menos optimistas ahora sobre oportunidades, salvo las que puedan presentar nuevos formatos de envases. También son menos optimistas sobre el canal de venta online que hace un año. Las grandes bodegas estiman mayores oportunidades para los vinos ecológicos, nuevos formatos de envases o vinos rosados y espumosos.

▪ Índice de confianza: Las bodegas españolas son optimistas sobre el consumo de vino en mercados internacionales, así como de su rentabilidad. Pero no son tan optimistas sobre los costes asociados a la labor comercializadora o producción de vino. En general, las bodegas españolas son optimistas sobre el volumen y valor de sus ventas de aquí a los próximos años.

Informe completo pinchando aquí

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.