Logo Loading

Mientras que en otros países europeos el consumo de vino ha crecido durante el confinamiento debido a la pandemia COVID-19, en Portugal tanto la frecuencia de consumo de vino como el gasto medio ha disminuido. Eso concluye el informe Portugal: COVID-19 Impact Report, publicado por Wine Intelligence. Aunque, según manifiestan los consumidores, sí esperan beber un buen vino después del encierro.

La única bebida que mejoró su posicionamiento en Portugal durante las restricciones de movimiento por el COVID-19 fue el agua, que fue comprada preferentemente por los consumidores de entre 18 y 34 años.

Nuestros vecinos eligieron el vino a la hora de la comida para celebrar alguna ocasión especial. Los hombres se decantaron por el vino tranquilo, mientras que las mujeres por vino fortificado o generoso, espumoso y licores.

Los consumidores habituales con un alto consumo de vino fueron los únicos que compraron más vino sin gas durante el encierro. La franja de edad que más influyó a la hora del descenso en el consumo de vino fueron los mayores de 55 años. Mientras que en abril de 2019 los consumidores portugueses consumían un promedio (en veces al mes) de 12,1 veces, en abril de 2020 esta cifra se situó en 10,8 en plena pandemia.

Cuándo se les pregunta a los consumidores qué pasará cuando puedan salir a la calle con más normalidad, la mayoría responde que quieren beber más vino que comprarán más. Pero todavía son reticentes a la hora de socializar y salir.

Según el estudio de Wine Intelligence, los portugueses también predicen una reducción significativa en los viajes y en su participación en eventos multitudinarios. Las vacaciones las pasarán en el país y en el futuro esperan aumentar sus ahorros y gastar menos, pero consumiendo vinos de mejor calidad.

Lugares de compra

Durante la pandemia los portugueses prefirieron hacer sus compras de vino por Internet. Como lugares de adquisición preferidos durante el encierro, a las compras online le siguieron en importancia los supermercados e hipermercados y ñas tiendas tradicionales. Durante el confinamiento las compras online fueron lideradas por los consumidores más jóvenes y por los de mayor poder adquisitivo.

El informe completo está en https://www.wineintelligence.com/covid-19-impact/

En el cuadro aparece el cambio en el comportamiento de los portugueses tras las restricciones producidas por la pandemia COVID 19 en cuanto a la socialización, la comida y la bebida.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.