Logo Loading

La Denominación de Origen Ribera del Guadiana ha realizado durante la tercera semana de agosto el tercer control de maduración de la vendimia 2021, en las subzonas de Tierra de Barros y Ribera Baja. La semana ha estado marcada por los daños provocados por las elevadísimas temperaturas registradas durante el final de la semana pasada y el pasado fin de semana, que ha provocado una parada brusca de la maduración y las uvas se han visto sometidas a un fuerte estrés hídrico y muy bajas humedades relativas.

El aspecto general de los viñedos ha cambiado bruscamente, de una vegetación verde y con buen aspecto a una vegetación de color verde menos intenso y hojas basales amarillas y secas. La vendimia se ha acelerado y aparecen muchos viñedos de uvas tintas vendimiados.

Hay algunas variedades que no han soportado las cálidas condiciones a las que se han visto sometidas, como es el caso de la variedad Bobal. Sin embargo, las uvas de la variedad Mazuelo han aguantado bastante bien las desfavorables condiciones, manteniendo unos buenos niveles de acidez total y bajos valores de pH, y mejorando los valores de madurez fenólica.

Las tórridas temperaturas antes mencionadas han provocado pérdidas de peso muy acusadas y aumento de los azúcares por deshidratación brusca de las bayas. También se han producido pérdidas de color, tanto de antocianos fácilmente extraíbles como de la intensidad de color, y en aquellos casos en que ha aumentado ha sido por concentración y no por acumulación.

En las catas de uvas, las bayas muestran la pulpa pegada a las pepitas, síntoma evidente del estrés hídrico soportado, y consistencia blanda. Hollejos sin aromas herbáceos y pepitas marrones con aromas tostados.

Las uvas de variedades blancas autóctonas (Pardina y Cayetana Blanca) presentan baja acidez total y elevados valores de pH, y bajos valores de ácido málico. La cata de estas uvas da como resultado uvas con poca madurez.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.