Logo Loading

Agotadas ya las añadas anteriores, Bodegas Montebaco ha lanzado Semele 2019, Montebaco 2019, CaraNorte 2018, Montebaco Rosado 2021 y Montebaco Verdejo 2021. De su exclusivo vino Selección Especial apenas quedan algunas botellas, a la espera de la añada 2018, que saldrá a la venta en unos meses.

Esta bodega familiar de la D.O. Ribera del Duero, enclavada en la Finca Monte Alto, a caballo entre Valbuena y Pesquera de Duero, lleva desde 1994 elaborando auténticos vinos de finca.

La vallisoletana Finca Monte Alto constituye una auténtica isla de 200 hectáreas en la frontera entre Pesquera y Valbuena de Duero. Surcado por el Arroyo Jaramiel, este terruño se eleva a casi 900 metros sobre el nivel del mar, allí́ donde el viento y el sol permiten que la sola intervención del viticultor, sin ayuda de químicos ni tratamiento fitosanitario alguno, procure salud y vigor a las viñas. Esta es la localización de Bodegas Montebaco, cuyos vinos, procedentes de ocho parcelas limítrofes pero muy distintas por su orientación y la composición de sus suelos, tienen una personalidad muy acusada.

En cada uno de ellos se expresa con fuerza su terroir, un reducto de inclinadas laderas y suelos calizos. 1994 fue la primera añada que comercializó la firma y ahora ya están disponibles las últimas.

Agotadas las existencias de añadas anteriores, los dos tintos más populares de Montebaco irrumpen en su versión 2019, un año que comenzó́ con un invierno típico en la zona seguido de una primavera suave, con apenas alguna helada intranscendente. Con pocas lluvias en general hasta septiembre, la maduración se retrasó un poco pero la calidad de la uva fue excepcional, como acostumbra a suceder en estas tierras ribereñas cuando no hay ninguna inclemencia anormal. Así́, podemos encontrar ya Montebaco de Finca 2019, monovarietal de Tempranillo con crianza de 13 a 18 meses, y Semele 2019, un tinto de factura moderna con crianza de 12 meses en barrica que ensambla Tempranillo y Merlot.

En cuanto a CaraNorte, el exclusivo vino de parcela que Montebaco presentó por primera vez con su añada 2016, ha sido en noviembre cuando se ha puesto en circulación la de 2018.

Un poco más tendrá́ que esperar Montebaco Selección Especial, elaborado mayoritariamente con Tempranillo procedente de las viñas más viejas de la finca y que solamente ve la luz en las mejores añadas. La última, de la que apenas quedan unas pocas botellas, fue la de 2016, y no será́ hasta principios del año próximo cuando podamos disfrutar de la de 2018, que aguarda celosamente embotellada tras una crianza de alrededor de 18 meses.

Cercana ya la primavera, la bodega ha lanzado ya también su Montebaco rosado 2021, elaborado con Merlot y Tempranillo, así́ como Montebaco blanco 2021, vino que producen desde 2005 bajo la D.O. Rueda, donde la última cosecha augura vinos con mejor estructura y más suculentos en boca que en años anteriores. Aunque comenzó́ siendo un monovarietal de Verdejo, desde hace tres años César Muñoz ha decidido potenciar su aroma y frescura incorporando un porcentaje variable de entre un 5 y un 10 % de Sauvignon Blanc.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.