Logo Loading

Mercados del Vino ha entrevistado en exclusiva a Bastian Mingers, Project Director de ProWein y ponente en la WineFuture 2021.

MVD. ¿Cuáles son los principales objetivos que debe plantearse el negocio del vino en los próximos tres años?

Bastian Mingers (B.M.). Los efectos de la crisis de Covid-19 y el impacto negativo que se espera debido a la situación económica mundial son, con mucho, los desafíos más importantes que enfrenta la industria del vino este año.

En comparación con el año pasado, la amenaza del cambio climático y la política de salud han pasado a un segundo plano debido a la aguda amenaza de la pandemia, pero aún se consideran importantes. Todos en la industria tienen un gran interés en comparar con otros los efectos experimentados en su negocio. Al mismo tiempo, todas las empresas buscan estrategias para salir de la crisis.

MVD. ¿Qué cambios en la distribución del vino se deben anticipar debido al Covid-19? B.M. Este año nuestro ProWein Business Report, que publicamos todos los años junto con la Universidad de Geisenheim, se centró en COVID-19 y su impacto en la industria del vino. Un resultado es que los cierres de hoteles y restaurantes provocados por la pandemia han creado una interrupción global de los canales de distribución de vino. La venta al por menor de alimentos, el comercio online y, hasta cierto punto, el comercio especializado en vinos, se han beneficiado de estos cambios en muchos países. Sin embargo, la falta de turistas extranjeros causada por Covid-19 provocó una fuerte caída en el consumo de vino local en muchos países vitivinícolas.

MVD. ¿Cómo adaptarán los consumidores de vino sus preferencias y hábitos en 2021? B.M. Nuestro último Informe empresarial ProWein 2020 indica que los consumidores se mimaron con el vino. Durante el cierre, los minoristas observaron una mayor disposición a gastar dinero entre los consumidores, los cuales, por ejemplo, se obsequiaron un vino especial como compensación por su viaje cancelado al extranjero. Debido a que muchos consumidores pasaron sus vacaciones este año en casa, también recurrieron con más frecuencia a los vinos locales y regionales. La demanda de vino espumoso se vio especialmente afectada por la falta de acontecimientos sociales y celebraciones en las que normalmente se consume. Los efectos económicos negativos que se esperan debido a la crisis de Covid-19 también afectarán en el futuro la renta disponible de los consumidores. Por tal este motivo, se espera que los compradores de vino sean más sensibles a los precios en el futuro, y también se espera que aumente la demanda de vinos regionales y producidos.

MVD. ¿Qué países evolucionarán más en su volumen y/o patrones de consumo de vino? B.M. Como resultado de las restricciones globales, la crisis de Covid-19 ha provocado un cambio abrupto en el comportamiento de compra de los consumidores. En muchos países ha habido cierres y restricciones extensas en la industria de restaurantes y hoteles. El turismo internacional, de enorme importancia para las ventas en países como España, Francia e Italia, prácticamente se paralizó. En cambio, los consumidores dependieron más que antes de comercio minorista de alimentación o la venta online para comprar vino.

Debido a la escala global de la pandemia, los canales de venta se han desplazado de forma simultánea prácticamente en todos los mercados del vino del mundo y, como resultado, hubo un fuerte ciclo de retroalimentación negativa sobre las exportaciones de vino de los tres principales países productores, con Francia y España ya afectados por aranceles de importación adicionales a los EE. UU. desde octubre de 2019. La pérdida de exportación de Italia fue menor debido a que quedó exenta de ellos.

Además del de Estados Unidos, también mercados de importación como China y Hong Kong se vieron especialmente afectados por las caídas. Allí el consumo privado de vino sigue siendo relativamente bajo y éste se consume principalmente en ocasiones sociales especiales, que ya no se realizan debido al Covid-19. Las exportaciones a países como Holanda o Suiza, donde el vino juega un papel importante en el sector gastronómico, también disminuyeron en 2020. Y las perspectivas de recuperación de las exportaciones en 2021 son modestas.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.