Logo Loading

A medida que cambian los canales de compra, los 28 millones de bebedores de vino del Reino Unido aumentan su frecuencia de consumo de vino pero gastan menos por botella, según un estudio publicado el 13 de mayo por Wine Intelligence.

El cierre de pubs, bares y restaurantes llevó a muchos bebedores a comprar con más frecuencia en supermercados, tiendas de conveniencia y, especialmente, online. Con las restricciones motivadas por la pandemia COVID-19 se han incrementado los momentos del día en que se consume vino. Por primera vez el promedio se sitúa en más de 10 ocasiones de consumo por persona al mes, con un 16% de consumidores que dicen que ahora beben vino todos los días, frente al 11% que lo hacían antes del inicio de la pandemia de coronavirus.

El nuevo Informe de Impacto COVID-19 de Wine Intelligence UK encuestó a una muestra representativa a nivel nacional de 1.000 bebedores de vino residentes en el Reino Unido mensualmente durante marzo y abril, para conocer cómo estaba cambiando su comportamiento de consumo de vino como resultado de las restricciones debidas al coronavirus.

Los resultados sugieren que el aumento en la compra de vino registrado por los minoristas durante marzo y abril es probable que se mantenga, ya que el vino ahora se consume a la hora del almuerzo, reemplazando el viaje al restaurante.

Más de la mitad de los bebedores de vino del Reino Unido encuestados por Wine Intelligence dijeron que estaban bebiendo vino durante el día fuera de las comidas durante el encierro.

El creciente volumen de vino comprado y consumido durante este período ha estado acompañado por una disminución en el precio promedio por botella. Esta disminución se observó en todos los grupos de edad y parece ser independiente de los ingresos o el compromiso con la categoría de vinos, lo que sugiere que todos los consumidores estaban tomando el confinamiento como una señal para reducir el valor a medida que aumentaba su volumen de compra.

Esta es una inversión repentina de una tendencia de varios años, en la que los consumidores en el Reino Unido tienden a beber menos pero gastar más por botella. En los 12 meses hasta marzo de 2020, la proporción de consumidores que dijeron que gastaron más de £ 8 por botella en ocasiones informales para beber vino aumentó por encima del 25% por primera vez, frente al 22% en marzo de 2019.

Cuando se les preguntó acerca de sus intenciones una vez que finalice el confinamiento, los encuestados en general expresaron cierta cautela acerca de ir a bares y restaurantes inmediatamente después de que finalizaran las restricciones: alrededor del 30% dijo que sería menos probable que visitaran un restaurante, mientras que el 21% dijo que sería más probable.

Lulie Halstead, CEO de Wine Intelligence, manifestó que “el Reino Unido es un ejemplo de un patrón emergente en los mercados clave de consumo de vino durante este período extraordinario. Los consumidores disfrutan el vino con mayor frecuencia, tanto en las comidas como en las nuevas ocasiones de encierro. El consumidor de vino del Reino Unido, al menos temporalmente, ha revertido su tendencia establecida de beber menos pero mejor, y ahora busca volumen y valor, y aumenta significativamente su exposición a los canales de compra online”.

“Al mismo tiempo, los bebedores de vino de Gran Bretaña son cautelosos sobre lo que ocurrirá después. Los encuestados nos dicen que las vacaciones caras y los grandes eventos sociales no parecen apropiados, pero pequeñas satisfacciones, como probar nuevas comidas y vinos les parecen más adecuados”.

 

1 Comment

  1. […] nota sobre el reciente estudio de la empresa consultora Wine Intelligence, publicado por mercadosdelvino.com explica que el cierre de pubs, bares y restaurantes llevó a muchos bebedores a comprar con más […]

Deja tuComment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *