Logo Loading

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante el  sobre presupuestario recogido el jueves 27 de octubre en el BOE referido a la Intervención Sectorial Vitivinícola en el marco del Plan Estratégico de la Política Agrícola Común, critica el desproporcionado apoyo al sector elaborador reduciendo drásticamente el que va los viticultores.

Unión de Uniones resalta que en esta intervención se ha hecho pública la reducción de  los fondos que inciden de manera directa en los agricultores en 12 millones de €, apoyando las medidas referidas a promoción e inversiones y destinadas a las bodegas que se incrementan en 5,59 millones de €, sin ninguna garantía de que tales apoyos redunden en la mejora  de precios y rentabilidad de los viticultores.

La organización agraria no comparte la idea que se recoge en la exposición de motivos del Real Decreto y que señala “En conclusión, el sector vitivinícola en España precisa de un cambio de orientación para potenciar la venta del vino producido así como incrementar su valor añadido. Así, para dar mejor respuesta a través de esta intervención, parece aconsejable focalizar esfuerzos en la promoción en terceros países y las inversiones en bodega.”

En este sentido, destaca que, en contraposición, las medidas específicamente destinadas a la producción de uva de vinificación (reestructuración y reconversión de viñedo y vendimia en verde) se ven minoradas o bien sin dotación presupuestaria alguna.

Asimismo, las destinadas a promoción en terceros países, a juicio de Unión de Uniones, no terminan de ajustar sus condiciones de acceso para promover programas de pequeñas y medianas bodegas, ni se condicionan las ayudas a la existencia de contratos plurianuales en la compra de la uva o vino en origen, con precios remuneradores para la uva y el vino que reflejen un compromiso con el territorio.

En cuanto a la medida de inversiones, sigue restringiéndose su ámbito de aplicación a las inversiones en bodegas sin orientarlas también hacia las explotaciones vitícolas. Unión de Uniones se muestra muy crítica y explica que en un contexto de puesta en marcha de los nuevos Eco regímenes derivados de la Reforma de la PAC (en especial el relativo a cubiertas vegetales vivas y cubiertas vegetales inertes) con requerimientos establecidos que van a exigir la utilización de maquinaria específica para su realización, no se debería ignorar la conveniencia de ayudas a la inversión ligadas a estas necesidades.

Del mismo modo, la puesta en marcha de otros métodos de cultivo más sostenibles en lo referido al riego, evitar la erosión de suelos, fertilización… tampoco se ve reflejada en la legislación publicada ayer en el BOE.

Por último, la ayuda vinculada la Intervención de destilación de subproductos de la vinificación sigue estando acotada a las destilerías autorizadas por las comunidades autónomas, sin abrir la posibilidad que se arbitren medidas por las que las bodegas puedan llevar a cabo estas tareas establecidas en la reglamentación vigente aplicando los principios de economía circular que permitan revalorizar los subproductos derivados de la destilación, así como alcanzar objetivos medioambientales de diversa índole.

“Se trata de un programa diseñado en base a los intereses del sector elaborador y comercial, olvidando la tan cacareada búsqueda del equilibrio en un sector con tres campañas muy duras que están abocando a muchos viticultores al abandono del cultivo”, concluyen desde la organización.

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.