Logo Loading

La subida de aranceles contra algunos vinos envasados europeos adoptada en octubre de 2019 por la Administración Trump ha afectado en mayor medida a Francia y a Alemania, que perdieron en 2020 en torno al 30% de su facturación en esta categoría, a precios mucho más bajos. España también cayó, pero poco más del 10%, a un precio medio estable. Según un informe elaborado por el Observatorio Español de Mercados del Vino para la Interprofesional del Vino de España.

Según el informe, aunque todo hacía pensar que Italia sería el gran beneficiado por los aranceles impuestos a sus principales competidores, sus ventas de vino envasado a Estados Unidos se estancaron en 2020. Por el contrario, crecieron las ventas de otros países como Nueva Zelanda, Portugal y Sudáfrica, entre otros.

El año pasado Estados Unidos importó un total de 1.231 millones de litros, un 0,1% más que el año anterior. Mientras que el gasto se situó en 582 millones de dólares, un 9,4% menos que en 2019 y la cifra más baja desde 2016.

Se mantiene como primer mercado mundial en valor, muy por delante de Reino Unido y Alemania, pero sigue por detrás de ambos en volumen.

En 2020, los vinos a granes tuvieron una gran subida, se recuperaron los bag-in-box y descendieron los envasados y espumosos. En espumosos, Italia y Francia registraron fuertes pérdidas en valor, tras enlazar 18 y 7 años seguidos respectivamente con subidas en el mercado estadounidense.

 

=eMv

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.