Logo Loading

Juan Gil de Araujo, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) de Rías Baíxas, contesta a Mercados sobre el COVID-19

MVD. ¿Cómo ha afectado el COVID-19 a su denominación?

Juan Gil Araujo (J.G.). Los vinos de la D.O. Rías Baixas están presentes sobre todo en el Canal Horeca. Según datos de la Consultora Nielsen referidos al mercado español, el 61% de las ventas de estos vinos atlánticos tienen lugar en la hostelería. Si tenemos en cuenta que de momento está cerrada, pues ya se puede hacer una idea de lo que están sufriendo las empresas de esta denominación durante la pandemia.

En cualquier caso, el hecho de que más del 29% de nuestros vinos se vendan en los mercados de exportación, nos ayuda a paliar un poco la caída de ventas en este canal. Sobre todo, por la gran diversidad de mercados a los que llegamos (más de 60 países) y la participación de bodegas en las exportaciones (108 bodegas en el ejercicio 2019 exportaron parte de su producción).

MVD. ¿Qué planes tienen previsto poner en marcha para paliar los efectos?

J.G. Sabemos que solo el 39% de nuestras ventas se encuentran en el canal de la alimentación. De las 184 bodegas asociadas a esta denominación sólo 62 venden en este canal. Por eso, paralelamente a la venta en supermercados, grandes superficies, tiendas especializadas y tiendas on line, hemos querido dar la posibilidad al consumidor de comprar las marcas que puedan no estar a su alcance en sus establecimientos habituales, poniéndolos en contacto con las bodegas a través de un directorio ubicado en nuestra página web (doriasbaixas.com), al que ya se han sumado más de 90 empresas.

MVD. ¿Qué medidas pediría a las administraciones, tanto autonómicas como nacionales y europeas, para apoyar al sector del vino?

J.G. La normativa legal que ordena el sector vitivinícola es en su mayor parte comunitaria, con lo que ello supone de rigidez, de dificultad para adaptarse con agilidad a las circunstancias cambiantes. Por otra parte, el sector vitivinícola gallego, y en concreto el amparado por la D.O. Rías Baixas, nada tiene que ver con las grandes zonas productoras, o con las grandes corporaciones europeas o españolas. Las medidas que se están proponiendo para el sector no benefician en nada a nuestras bodegas ni a nuestros viticultores. Nosotros hemos propuesto ideas que no requieren desembolso económico, solo voluntad, pero me temo que nos quedaremos como estamos, desatendidos. Es frustrante ver cómo, por ejemplo, fondos destinados a la promoción en terceros países y no utilizados como consecuencia de la pandemia pueden irse finalmente a subsidiar a bodegas que no están siendo afectadas por el cierre de los locales de hostelería. Es una lástima que las autoridades europeas y españolas no muestren mayor sensibilidad con las empresas que verdaderamente generan valor añadido y sostenibilidad en el rural.

MVD. ¿Cree probable que los nuevos hábitos de consumo que se han implantado con el confinamiento, como el incremento del consumo de vino en las casas o la venta online, se mantendrán tras la crisis sanitaria?

J.G. La venta on line, que ya estaba ahí, seguirá creciendo, sí, pero no será la panacea. No podemos olvidar que a los españoles nos gusta salir, disfrutar de la compañía de familiares y amigos, así que yo creo, y lo deseo, que la hostelería seguirá siendo el canal fundamental en la venta de vino. Y aprovecho este medio para enviar un mensaje de aliento y de solidaridad a los empresarios y trabajadores de las distribuidoras y de las empresas hosteleras de nuestro país, en la confianza de que pronto saldremos de esta situación y volveremos a recuperar la normalidad de siempre.

MVD. ¿Vislumbra cambios en la distribución del vino en España?

J.G. Pues la verdad es que es una pregunta complicada de responder, y más aún cuando no tenemos certeza de lo que va a suceder dentro de un mes. Hay tal grado de incertidumbre que es muy arriesgado hacer un pronóstico. No cabe duda de que en este momento el sector de la alimentación, grandes superficies y supermercados, está llevando el peso de la distribución de vino, pero si la hostelería se recupera, como sería deseable, entiendo que el distribuidor tradicional seguirá siendo una pieza decisiva en nuestro esquema de trabajo.

Deja tuComment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *