Logo Loading

La nueva añada Finca Valiñas y la primera de Finca Monteveiga estrenan esta nueva gama de vinos que explora los territorios del Salnés y el Valle del Río Ulla. Ambos vinos presentan una nueva imagen en la que se refleja el paisaje de cada finca, sin perder su característica botella azul.

La bodega Mar de Frades, de la D.O. Rías Baixas y parte de Zamora Company, presentó ayer su nueva Colección Paisajes Atlánticos, un proyecto de vinos de finca con los que quiere mostrar los diferentes paisajes de la denominación, como el Valle del Salnés y la Ribera del Ulla, así como su capacidad de guarda, pues han pasado cinco años desde su elaboración. Los dos primeros vinos que componen la colección son Finca Valiñas 2017, una etiqueta ya consolidada y reconocida de Mar de Frades, y Finca Monteveiga 2017, un blanco 100% albariño procedente de una parcela en el Valle del Río Ulla, una zona interior menos conocida que el emblemático Salnés. Este albariño es el primero en indicar en su etiqueta la mención a esta subzona.

En este proyecto de vinos parcelarios, “lo importante no era el número de hectáreas sino la calidad de los viñedos y la uva”, explica la directora técnica de Mar de Frades, Paula Fandiño. “El viñedo es el paisaje donde se cultiva la uva y es lo que hemos querido reflejar”, puntualiza. La bodega se ha esmerado en la selección y búsqueda de las fincas que se adecuen a esa vocación de guarda y muestren la complejidad del territorio de Rias Baixas.

La colección Paisajes Atlánticos contará con varios vinos que identificarán en la etiqueta la finca de la que proceden. El origen de este paso lo marca Finca Valiñas 2010, un blanco de la parcela situada en el corazón del Valle del Salnés, la subzona más famosa y reconocida de Rias Baixas, donde también se encuentra la bodega. De esta misma subzona, marcada por la influencia atlántica, Mar de Frades lanzará otros dos blancos parcelarios: Finca Lobeira y Pazo do Monte.

También se ha querido apostar por una localización más septentrional e interior, la Ribera del Ulla, donde se encuentran Finca Monteveiga y Finca Ribadulla, otro blanco que se encuentra en plena crianza sobre lías. “A pesar de la humedad, la diferencia de temperaturas respecto al Valle del Salnés y las brumas de la región, vimos un gran potencial aquí; no solo por la personalidad que infunde los vinos el tener diferente suelo y estar en un entorno forestal de menor influencia atlántica, sino por los beneficios cara a afrontar los efectos derivados del cambio climático” explica su enóloga.

Este lanzamiento viene acompañado de un cambio de imagen, donde permanece la icónica botella de color azul que caracteriza Mar de Frades pero se opta por una botella de formato borgoñón y unas gaviotas en relieve, en cuyas etiquetas se han querido reflejar las particularidades del paisaje de cada finca: el Oceáno Atlántico en Finca Valiñas y las brumas de montaña de Finca Monteveiga.

 

 

Deja tuComentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.